El paro de Ryanair, sin caos

11/08/2018

La huelga convocada por los pilotos de la aerolínea irlandesa en cinco países europeos obliga a cancelar 396 vuelos, solo dos de ellos en Canarias. Hay 67.000 pasajeros afectados. En los aeropuertos no hubo incidencias por la antelación con la que se comunicó el paro y que permitió buscar alternativas

silvia fernández las palmas de gran canaria

La huelga de 24 horas convocada ayer de forma conjunta por los pilotos de Ryanair de Irlanda, Suecia, Bélgica y Alemania y que obligó a cancelar un total de 396 vuelos transcurrió sin incidentes gracias a que los 67.000 pasajeros afectados (según fuentes de los pilotos ya que la aerolínea los cifró en 55.000) fueron informados días antes y pudieron buscar alternativas a sus planes de viaje.

Aunque la compañía no facilitó información sobre los vuelos afectados en España, fuentes cercanas informaron que se cancelaron 82 vuelos. 14.000 viajeros sufrieron las consecuencias.

El aeropuerto más afectado fue Palma de Mallorca con 24 vuelos cancelados, seguido de Málaga, con doce y Alicante, con diez, En Madrid, Gerona y Sevilla se anularon seis y en Barcelona, cuatro. En Canarias solo se suspendieron dos vuelos: un ida y vuelta entre Gran Canaria y Fráncfort y otro entre Tenerife y Bruselas. En las islas, como sucedió en el resto de destinos afectados, el paro no tuvo impacto en los aeropuertos por la antelación con la que la empresa comunicó las cancelaciones y procedió al reembolso del dinero o a la reubicación de los pasajeros en otros vuelos.

impacto europeo. Del conjunto de países donde se convocó la huelga, fue Alemania el que registró mayor número de cancelaciones. Se anularon 250 vuelos, casi el 40% del total de anulados. Más de 40.000 pasajeros se vieron afectados. Según datos facilitados por la aerolínea. en Suecia el paro fue secundado por el 80% de la plantilla y obligó a cancelar 22 vuelos con salida y llegada al aeropuerto de Skavsta, al sur de Estocolmo. En Irlanda, se cancelaron 20 vuelos, el 7% de los previstos ayer. Se vieron afectados 3.500 viajeros. En Bélgica las cifras fueron similares a España, con 104 vuelos anulados y 14.000 pasajeros afectados.

El paro de ayer, el quinto se que convoca en la aerolínea en lo que llevamos de año, también iba a se secundado por los pilotos de Holanda, pero finalmente y según los datos facilitados por Ryanair, en este país no se produjeron cancelaciones.

Desde la compañía se calificó de «lamentable e injustificado» el paro, convocado en cinco de los 37 países en los que opera la aerolínea irlandesa. «Pese al paro más de 2.000 vuelos de Ryanair (el 85% de la programación prevista para hoy -por ayer-) operarán con normalidad, transportando a casi 400.000 pasajeros por toda Europa», indicó la compañía en un comunicado.

En el texto, la aerolínea indica que ha tomado todas las medidas necesarias «para minimizar las molestias ocasionadas y ha notificado a sus clientes, tan pronto como ha sido posible, la posibilidad de ser reubicados de forma gratuita, recibir el reembolso de su billete o las opciones de rutas alternativas».

A continuación y en esta nota, Ryanair pide disculpas a los pasajeros por estas huelgas «innecesarias» y pide a los sindicatos convocantes que continúen con las negociaciones en lugar de llamar a «paros injustificados».

La aerolínea sufrió ayer la mayor huelga de sus 32 años de historia y es la segunda en menos de un mes después de la convocada por los tripulantes de cabina de España, Portugal y Bélgica el 25 y 26 de julio y que obligó a cancelar en dos días 600 vuelos.

Tanto los pilotos como los tripulantes de cabina exigen a Ryanair que se les aplique la legislación de los países donde están sus bases y no la irlandesa, beneficiosa para la empresa. La mayoría de ellos son obligados a hacerse autónomos y solo cobran por las horas de vuelo. Además no tienen un convenio colectivo.