La lucha contra el coronavirus

El Gobierno pone fecha a la vuelta del turismo extranjero: el mes de julio

21/05/2020

La fecha exacta no se ha concretado, pero al menos ya hay un mes sobre el que tomar referencia: julio. Ese será el momento en el que el Gobierno calcula que se abrirán las fronteras españolas al turismo extranjero, con la intención de que el sector no pierda los ingresos de toda la temporada alta.

Ha sido la vicepresidenta cuarta del Ejecutivo y responsable de la desescalada, Teresa Ribera, quien en una entrevista con Efe asegura que hay que pensar «más bien en el mes de julio que en el de junio».

Así, hizo referencia a la «irresponsabilidad» que supondría una apertura prematura de las fronteras que podría poner en riesgo a la población española. «Tenemos que ir con mucho cuidado sobre cómo la persona que viene no corre riesgo porque llega a un destino seguro, y al mismo tiempo no supone un riesgo para la población local», asegura.

La idea en la que trabaja el Gobierno es que se trabaje sobre «orígenes y destinos seguros» y que la llegada de turistas de otros países vaya acompasada con el resto del proceso de desescalada en España. «Los datos que son extraordinarios en las islas Canarias, Baleares o Andalucía nos ofrecen seguridad hoy, cuando no hay movilidad entre provincias, cuando no vienen personas que pudieran estar potencialmente contagiadas. Si se abre masivamente podríamos estar incurriendo en una irresponsabilidad«, advirtió, recordando que los rebrotes en China, Corea del Sur y Singapur «estuvieron asociados a la importación de casos» del exterior.

Otros países como Italia ya han anunciado que sus puertas se abren a los turistas el próximo 3 de junio y sin ninguna cuarentena. Y en Grecia los aeropuertos recibirán extranjeros a partir del 1 de julio, sin aislamientos tampoco, aunque someterá de forma aleatoria a los que lleguen a test de coronavirus. De esta forma, dos de los grandes países competidores de España para el turismo extranjero (sobre todo de alemanes y británicos) adelantan a nuestro país.

El principal escollo además es que España ha establecido una cuarentena de 14 días para todos los viajeros extranjeros. La idea es que finalice cuando se levante el estado de alarma (recientemente prorrogado hasta el 7 de junio), pero la incertidumbre en torno a esta cuestión puede retrasar la vuelta a la normalidad a los aeropuertos hasta final de junio y que los extranjeros se decanten por reservar ya sus vacaciones en otros destinos que no pongan este impedimento.

José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur, la patronal del sector, asegura a este periódico que el anuncio de una cuarentena obligatoria supone «arruinar» el comienzo de la temporada alta mandando un mensaje «nada alentador» a los turistas europeos.

«Habíamos constatado que sí había una demanda embalsada en Europa con ganas de venir a España», asegura Zoreda, que explica que ahora un turista alemán que lea esta medida tomada por nuestro país, con una cultura que le lleva a organizar sus vacaciones con meses de antelación, se decidirá por ir a Grecia o Portugal, que no exigen un aislamiento de este tipo a sus visitantes.

Por su parte, la ministra Ribera aseguró que la Unión Europea entiende que el turismo es «una cuestión importante» y por ello los ministros de Sanidad, Asuntos Exteriores, Turismo y Transporte trabajan para «gestionarlo con prudencia». Además, ella también reconoció que empieza a haber interés y demanda de turistas extranjeros de venir a España «una vez que la situación de la pandemia está controlada y empieza a hacer buen tiempo».