Entrevista a José María Mañaricua, presidente de FEHT Las Palmas

«Ningún plan será efectivo si no se prorrogan los ERTE»

20/05/2020

El presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) de Las Palmas advierte de que el Pacto por la Reactivación Social y Económica de Canarias «caerá en saco roto» si no se prolongan hasta el 31 de diciembre los expedientes de regulación temporal por causa mayor. También considera prioritario incentivar la recuperación de la conectividad aérea.

—¿Qué medidas considera ineludibles para la recuperación del sector turístico, y que por tanto deben incluirse en el Pacto por la Reactivación Social y Económica de Canarias que trata de consensuar el Gobierno autonómico?

—Lo fundamental es que se garantice la prolongación hasta el 31 de diciembre de los expedientes de regulación temporal de empleo por causa mayor en el sector turístico. Es la base para preservar los trabajos y las empresas en las islas, ya que dependemos de la conectividad aérea, y hasta que no la recuperemos, no podremos aspirar a iniciar la recuperación.

—¿Qué consecuencias tendría que no se prolongaran esos ERTE por causa mayor?

—Si no se consigue, todas las demás medidas que se puedan adoptar en el plan de reconstrucción caerían en saco roto, porque las empresas no podrían soportar los gastos. Sería un caos en el que las empresas turísticas se verían obligadas a abrir en condiciones pésimas de mercado, y muchas se verían abocadas al cierre. Una vez salvado ese problema, la reconstrucción del sector puede ser más rápida o más lenta, pero lo que es seguro es que las empresas no se quedarán en el camino. La prolongación de los ERTE nos dará la tranquilidad necesaria a los empresarios turísticos para planificar una vuelta más organizada, para comenzar a trabajar con los turoperadores y las aerolíneas en cuándo y cómo puede recuperarse la actividad.

—Imagine que finalmente se mantienen los ERTE más allá del estado de alarma, durante todo 2020. ¿Qué otros incentivos necesita el sector turístico?

—Consideramos necesaria la bonificación de tasas aeroportuarias durante el tiempo que dure la crisis para estimular la recuperación de rutas y frecuencias. También es importante dotar de más recursos al fondo canario de vuelos para que esta herramienta con la que cuenta nuestra comunidad sea más efectiva y que genere nuevas conexiones aéreas con las islas. Además, deberían estudiarse y aplicarse fórmulas para apoyar que las aerolíneas implanten bases en Canarias.

—Esas medidas que plantea requieren una fuerte inversión pública en un contexto de fuerte contracción de los ingresos de la administración, y en el que se afronta el reto de garantizar los servicios asistenciales...

—No podemos perder de vista que estos incentivos para recuperar el turismo generarán empleo, y mueven otros sectores de la economía ligados a la actividad turística. En definitiva, es una inversión que garantiza que se genere riqueza. Hay que apostar ahora más que nunca por incentivar el aumento de la conectividad con el exterior, fundamental para sostener el sector turístico y la economía canaria.

—¿Y en el apartado fiscal, que plantean los hoteleros?

—Creemos que durante el periodo en el que los hoteles y demás complejos turísticos permanezcan cerrados, los ayuntamientos donde están ubicados no deberían pagar el mismo IBI que cuando están operativos. En Madrid lo han bajado al 50%, pero en Canarias no. También hemos solicitado la exención del 95% de la tasa de licencia de obras que cobran los ayuntamientos. Creemos que favorecería los proyectos de reforma de los establecimientos turísticos, y dinamizaría también empleo en las actividades ligadas a esas actuaciones. Sería un importante acicate para sectores como el de la construcción, y por ejemplo para los proveedores de suministros y en general, para nuestro tejido empresarial. Además, la comunidad autónoma debe dotarse de un marco que garantice una mayor agilidad a los trámites para ejecutar esos proyectos de modernización.

—Hay quien puede pensar que agilizar los trámites puede abrir la puerta a una menor fiscalización de los proyectos, con el riesgo que conlleva que Canarias retroceda en cuestiones como la capacidad de crecimiento sostenible de la oferta turística...

—Estamos hablando de agilizar los proyectos de obras de renovación, y modernización de la planta existente. Los edificios ya están. Necesitamos ser más competitivos.

—La lentitud de los trámites administrativos para sacar adelante proyectos turísticos es un problema que, según denuncia la patronal, viene de lejos. ¿Cree que se puede resolver justo en estos momentos en los que hay tantos frentes abiertos?

—Es una necesidad imperiosa. En las circunstancias actuales, en las que vamos a tener cerca de ocho meses de inactividad turística, con los establecimientos cerrados, no podemos esperar cinco meses para que la administración pública nos permita renovar nuestra oferta. Debería bastar con una declaración responsable. O que para dar mayor seguridad jurídica se agilicen los expedientes para que se resuelvan en días. Tenemos que aprovechar este periodo para renovar, y no solo la oferta de alojamientos. También hay que mejorar las infraestructuras públicas aprovechando que el tránsito es mucho mejor, y que por tanto, las obras afectan menos a la ciudadanía.

—¿Tienen músculo financiero las empresas turísticas para invertir en la renovación de su oferta?

— Como en todos los sectores, hay cadenas y compañías con mayor capacidad para afrontar estos proyectos de modernización. Y otras que arrastran un mayor endeudamiento, o con menos capacidad para acceder a créditos bancarios para materializar estos proyectos. Lo que está claro es que las empresas que den el paso serán mas competitivas y tendrán más posibilidades para recuperarse antes.

—¿Teme que cobre oxígeno la posibilidad de la implantación de una tasa turística en Canarias para atender las necesidades de gasto público que se van a generar?

—Va a ser muy complicado a corto plazo recuperar las llegadas de turistas, y por tanto las cifras de negocio vinculadas a los visitantes de los años anteriores. El turismo genera más de 6 millones de euros diarios de recaudación autonómica. Hay que generar ingresos para garantizar servicios públicos como la sanidad y la educación, por lo que en vez de poner problemas imponiendo tasas turísticas que hagan al destino menos competitivo, habrá que incentivar que lleguen. Ahora más que nunca se pone en valor el turismo por todos esos ingresos que generan a las arcas públicas.

—¿Y qué peso debe tener, a su juicio, el apoyo a la promoción turística?

—La promoción juega un papel importantísimo. El turismo es el motor transversal de otros sectores de actividad económica en Canarias, sobre todo en invierno, cuando el Mediterráneo está cerrado. El archipiélago tiene que reforzar su imagen, a través de Promotur para comunicar en el exterior que este es un destino seguro, con las mejores condiciones sanitarias para disfrutar de nuestras playas, nuestra cultura, y nuestro patrimonio. Tenemos que transmitir que somos capaces de ofrecer al turista que se esté planteando volver a viajar que en Canarias estamos en condiciones de cuasi normalidad para ofrecer la experiencia turística que buscan. Comunicar de forma efectiva somos el destino ideal para retomar las vacaciones.

—¿Se suma a las buenas expectativas de la patronal, la CCE de Las Palmas, que confía en lograr el consenso necesario para que el plan de reconstrucción prospere?

—Estoy convencido de que hay una gran predisposición por parte de los empresarios y también de los sindicatos. Estamos preocupados por el futuro de las familias y por mantener el empleo. Y nos une esa demanda de que nos permitan prologar los ERTE por fuerza mayor, lo que conllevaría además mantener seis meses más esos puestos de trabajo que han quedado suspendidos, más allá de la finalización de esas regulaciones temporales.

—¿Cree que esa defensa del interés general será el que se imponga en los partidos en la oposición para cerrar el pacto?

—Eso espero. Esta crisis ha puesto en valor la importancia del turismo. En eso coinciden todos los partidos.