Central de ciclo combinado en Amorebieta (Vizcaya). / L. A. GÓMEZ

Efecto 'boomerang' ibérico: los ciclos combinados irán a pleno rendimiento

Los expertos anticipan un alza de la producción de luz con gas para cubrir la demanda de Francia, y dudas al invertir en renovables

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

El plan para limitar el precio del gas del mercado mayorista implica algunos efectos sobre los que los expertos están advirtiendo en las últimas jornadas, justo antes de que Bruselas avale el texto definitivo que España y Portugal enviaron el jueves a la Comisión, antes de que pase por Consejo de Ministros. Entre otros impactos, advierten de que puede provocar un mayor grado de emisiones de CO2, al tirar más de los ciclos combinados de gas;paralizar la firma de contratos a largo plazo (los denominados PPA) ante la incertidumbre generada; o retrasar determinadas decisiones de inversión.

El de la reactivación de los ciclos es, quizá, una de las grandes cuestiones, que impactarían en contra del mercado español de forma inesperada. En lo que va de año, estas centrales han aportado algo más del 17% del mix eléctrico, según Red Eléctrica. Rubén Hernández, analista del Grupo ASE, explica que el nuevo precio de mercado español «será más competitivo que el francés, y los consumidores franceses asumirán ese diferencial». «Pero lo harán –sostiene– con más generación procedente de España, algo que irá a favor de los ciclos combinados, que tendrán que producir más para aportar esa demanda» alcista al otro lado de los Pirineos.

Habrá una limitación física en esa posibilidad de elevar las exportaciones a Francia: la interconexión con la Península Ibérica es mínima, apenas alcanza el 3% del total. Esa es, precisamente, una de las razones esgrimidas por España y Portugal para salirse temporalmente del mercado europeo eléctrico. En cualquier caso, un incremento de la producción de los ciclos de gas, para dotar de más energía a Francia, si así lo demandan, derivará en una mayor emisión de dióxido de carbono (CO2), circunstancia que «también distorsionaría la señal de precio de descarbonización», según apunta Rubén Hernández.

Por su parte, Luis del Barrio, de Arthur D. Little, también apunta que «va a ser más difícil que se sigan desarrollando las energías renovables con contratos PPA». Se pregunta este experto «quiénes van a firmarlos con la incertidumbre actual» regulatoria marcada por la excepcionalidad ibérica. Por eso, considera que «una medida que parecía muy buena al final no lo parece que sea la mejor vía de solución del problema».

Los analista advierten a su vez de que al distorsionarse el precio hispano-luso, los inversores necesitan una señal de precio óptima, que no va a existir. Y alertan de que pueden llegar a paralizarse procesos de inversión sobre todo en renovables.