¿Dónde están los pisos de alquiler?

A pesar de que los expertos rechazan una nueva burbuja inmobiliaria, buscar un piso asequible para los isleños en según qué zonas se ha convertido en una odisea frente al boom vacacional y el incremento de los precios. En algunas páginas web rastreadas por CANARIAS7 apenas hay ofertas para residentes.

/ LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Un estudio sobre la demanda de vivienda en España, diez años después de la crisis, revela que el 58% de los españoles que optan por el alquiler preferiría comprar si se lo permitieran sus circunstancias económicas. No es de extrañar si entre otros aspectos se tiene en cuenta que la oferta de alquileres es más bien escasa –especialmente en los centros de las principales ciudades– y que gracias al incremento de los precios resulta casi prohibitivo.

El gasto medio mensual que desembolsa un canario por un alquiler es de 438 euros, según cuantifica este estudio, realizado por Casaktua. Sin embargo, los precios que manejan los arrendadores en las zonas con mayor presión demográfica son mucho mayores, de acuerdo a los buscadores de vivienda más populares en la red consultados por CANARIAS7. Y es que otro de los datos reveladores es que en los últimos meses, uno de cada diez inquilinos ha sufrido un incremento de su mensualidad entre 50 y 100 euros.

En Gran Canaria, en un área tan demandada como Las Canteras - Puerto se pueden encontrar numerosas ofertas que van desde los 390 euros (un pequeño estudio para una persona) hasta los 4.000 (un ático de 3 habitaciones en pleno paseo). Conviene prestar atención a la calidad de las viviendas ofertadas: las más baratas corresponden a estudios de pequeñas dimensiones y los pisos de una sola habitación se sitúan entorno a los 500 y 600 euros, en la zona de la Isleta, y hasta 900 en Las Canteras.

En Agaete es incluso más dramático: apenas una docena de anuncios reclaman la atención sobre chalets y dúplex orientados más bien a turistas que a residentes, y en una de las páginas web consultadas sólo se ofertaba un único piso en la zona por 670 euros.

Lo mismo sucede en la zona sur donde la regulación del alquiler vacacional urge en una situación en la que reinan las quejas de los vecinos, y el borrador presentado al Gobierno –que pretende pasar el testigo a cabildos y ayuntamientos– no parece ser una solución en municipios turísticos como Mogán o San Bartolomé de Tirajana. En el primero, la mayoría de ofertas en la web corresponden a apartamentos o pisos situados en complejos turísticos que, de nuevo, no parecen la opción idónea para una familia residente, siendo el precio medio de entre 600 y 700 euros. Similares son las ofertas del segundo, donde los alquileres pueden llegar hasta los 900 euros en el área menos turística, por el barrio de San Fernando.

Por su parte, Vecindario presenta unos precios algo inferiores, sobre los 500 euros si la vivienda se sitúa en la zona del Cruce de Sardina, y sobre 800 en Los Llanos. En Arinaga, en cambio, sólo una veintena de ofertas, entre los 500 y 600 euros, que corresponden en su mayoría, una vez más, a dúplex y chalets, sin mencionar los desorbitados precios de 1.200 euros mensuales de algún que otro piso cercano al Cruce.

Analizando someramente este estado actual del mercado, parece congruente que las inmobiliarias isleñas animen a sus clientes a realizar una mayor inversión en la compra de una vivienda. Sin embargo, la dificultad para acceder a un crédito hipotecario sumado a las precarias condiciones laborales de muchos trabajadores siguen colocando al alquiler como primera opción para los isleños. Un pez que se muerde la cola.