Controles y mascarilla para volver a volar

23/05/2020

Las compañías que operan en España se adhieren al protocolo elaborado por la Agencia de Seguridad Aérea Europea, que recomienda tomar la temperatura y dejar la máxima distancia entre pasajeros, pero sin obligación de dejar un asiento libre

Cuando las aerolíneas reanuden su actividad, viajar en avión va a ser una experiencia muy diferente a lo que era antes de la pandemia. El protocolo elaborado por la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA) establece un conjunto de normas para garantizar la máxima protección sanitaria a pasajeros y tripulación, al que ayer se adhirió al Asociación de Líneas Aéreas (ALA) que engloba a las casi 80 compañías que operan en España.

El protocolo que la EASA publicó el jueves, específico para la aviación comercial, se ajusta a las recomendaciones que la Comisión Europea (CE) adelantó la semana pasada, con medidas concretas para todas las etapas del viaje, de punto a punto, implementadas en seis tramos: llegada al aeropuerto, terminal de salida, embarque, a bordo del avión, en tránsito y llegada a destino. Hay además una sección separada para la seguridad de los miembros de la tripulación.

Durante todas las fases del viaje, desde la facturación hasta la llegada a destino, será obligatorio el uso de mascarilla, que se tendrá que cambiar cada cuatro horas en los vuelos de larga distancia. Se recomienda el control de temperatura, aunque lo deja a la decisión de las autoridades locales. Igual que ya hiciera la CE, la guía de la Agencia Europea de Seguridad Aérea no establece la obligatoriedad de dejar un asiento libre entre pasajeros -una medida que las aerolíneas veían económicamente inviable- y se limita a señalar que las compañías «deben garantizar, en la medida de lo posible, el distanciamiento físico entre los pasajeros».

Se debe mantener una distancia de 1,5 metros durante la facturación, el control de seguridad y el embarque, aunque en este punto el protocolo de la EASA también es flexible dada las limitaciones de espacio. Los acompañantes no podrán entrar al aeropuerto y a los pasajeros se les pedirá que proporcionen información de contacto para poder hacer el rastreo si se detecta algún positivo por la covid-19.

«Nos adherimos a esta guía de EASA que traslada confianza al pasajero de que volar es seguro», señaló ayer Javier Gándara, presidente de ALA, quien recordó que las compañías aéreas ya vienen reforzando las medidas de higiene y prevención del coronavirus en todas las etapas del viaje para procurar a los pasajeros un viaje seguro, con limpiezas exhaustivas y desinfecciones regulares, entre otras medidas.