CC OO denuncia «artimañas para no subir el salario mínimo»

01/03/2019

El sindicato detecta empresas, sobre todo en el sector agrícola canario, que están eliminando complementos personales «intocables, como el de antigüedad», y que son absorbidos e incluidos «ilegalmente» en el salario mínimo de 12.600 euros brutos anuales que entró en vigor en enero.

ETIQUETAS:

Los sindicatos denuncian que están «encontrando resistencia en Canarias por parte de la patronal a la hora de aplicar el nuevo salario mínimo interprofesional de 900 euros brutos al mes (14 pagas al año) que entró en vigor el 1 de enero. El secretario general en Canarias de Comisiones Obreras, Inocencio González, afirma que esta formación sindical está recibiendo «numerosas consultas de trabajadores que ven cómo sus empresas recurren a «triquiñuelas» para que el aumento del salario mínimo impulsado por el Gobierno socialista de Pedro Sánchez no se vea reflejado en las nóminas.

El Real Decreto 1462/2018 contempla un aumento de un 22,3% de las cuantías del SMI que estaban vigentes durante el año 2018, lo que supone, en muchos casos, que la nueva cuantía del salario mínimo es superior al salario profesional regulado en el correspondiente convenio colectivo. Cuando se da esta situación, el decreto obliga a las empresas y a los sindicatos a revisar los convenios en vigor para adaptar las tablas salariales al decreto que ha establecido la retribución anual en 12.600 euros brutos anuales para la jornada completa. Pero CC OO asegura que la patronal y las empresas están «bloqueando las negociaciones» para evitarlo. Es lo que está sucediendo, aseguran, «con el convenio regional del campo, los tres convenios de empaquetado de plátano del archipiélago, y el de empaquetado de tomate».

Tal y como marca la ley, las empresas agrícolas suben el salario mínimo a los 900 euros brutos mensuales, pero eliminan complementos «extrasalariales» que los trabajadores venían percibiendo hasta ahora como el de antigüedad, o los que percibían por la manipulación de productos fitosanitarios, y que son absorbidos por el salario mínimo interprofesional.

La secretaria de Acción Sindical, Mujer y Juventud de CC OO en Canarias, Esther Martín, insiste en que «si en el convenio se fijan determinadas partidas extrasalariales, estas no forman parte de la retribución en sentido estricto, y por tanto, deben de seguir abonándose además del SMI», tal y como apunta un informe jurídico que maneja este sindicato.

Se refiere Martín a «aquellos complementos que dependen de las circunstancias personales del trabajador o de las tareas concretas del empleo». «Es absolutamente ilegal que las empresas pretendan pagar los 900 euros mensuales de salario mínimo absorbiendo complementos que no forman parte de la retribución salarial», recalca González.

Es en el sector agrario donde los sindicatos están recibiendo más quejas por estas «irregularidades», pero las están detectando también en otros subsectores como el de «las panaderías, las pastelerías, lavanderías, y supermercados en los que se aplica el convenio de pequeña y mediana empresa, donde en muchos casos se está tratando de compensar el incremento salarial con la eliminación de complementos que los trabajadores venían percibiendo hasta ahora, lo que supone que, en la práctica, los trabajadores con el SMI sigan cobrando lo mismo que antes del 1 de enero de 2019».

Los sindicatos aseguran que están plantando cara a esta situación, presentando «demandas en los juzgados de lo Social» cuando las empresas no rectifican. También ejerciendo el derecho de los trabajadores a las movilizaciones. Es el caso de la empresa Bonnysa Agroalimentaria, ubicada en Tenerife, donde los sindicatos «han presentado un preaviso de huelga para marzo».