Casi 7 de cada 10 trabajadores pueden cambiar su horario

España se sitúa a la cola de Europa en flexibilidad laboral, lo que dificulta que los empleados puedan conciliar. Las posibilidades de modificar el tiempo de trabajo son menores para las mujeres que para los hombres, según un estudio del mercado español realizado por Randstad

CANARIAS7 /LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Un informe realizado por la empresa de recursos humanos Randstad destaca que, desde el comienzo de la crisis sanitaria, solo el 68% de los trabajadores españoles han tenido la posibilidad de modificar su jornada laboral para poder conciliar de manera óptima sus obligaciones laborales y familiares, cinco puntos porcentuales por debajo del conjunto de todos los países en los que se ha realizado la encuesta (73%).

Este estudio, basado en más de 13.000 encuestas, indica que España se encuentra a la cola de Europa en este aspecto, registrando únicamente Portugal un porcentaje más bajo (67%). Esta flexibilidad se permite más en Italia (69%), Países Bajos (71%), Reino Unido, Francia (73%) y Alemania (76%). Los países en los que más se permite modificar los horarios son India (88%), China (84%) y Argentina (81%).

El estudio llevado a cabo por Randstad destaca que, durante esta crisis, solo el 64,4% de las mujeres trabajadoras en nuestro país tienen flexibilidad de horario para poder conciliar su vida laboral y familiar, mientras que entre los trabajadores varones este porcentaje es del 72,2%, una diferencia de 7,8 puntos porcentuales.

También se perciben notables diferencias en cuanto a la edad de los profesionales. Los que cuentan con menos de 25 años son los que más problemas tienen para variar sus jornadas laborales, ya que solo es posible entre el 51,5% de estos trabajadores. Entre los profesionales de entre 25 y 45 años, es posible esta medida de flexibilidad entre el 68% de los empleados, mientras que en los mayores de 45, este porcentaje es del 71,8%.

Randstad detecta que la flexibilidad de horarios también depende del nivel formativo. El 70,3% de los profesionales con estudios superiores disfrutan de esta medida de conciliación, mientras que este porcentaje es del 65,5% entre los que cuentan con formación secundaria, y de apenas el 60% en los que disponen de educación primaria.

Primera vez.

«La crisis del coronavirus ha obligado a muchas empresas a tomar a marchas forzadas medidas destinadas a permitir el trabajo en remoto, siendo el teletrabajo la herramienta más extendida y la que en mayor medida ha evitado un parón en seco de la economía. Pero gran parte de las compañías han adoptado estas medidas por primera vez, por lo que aspectos como la conciliación y la flexibilidad no se han cumplido de manera tan satisfactoria como en otros países con mayor tradición. Cabe esperar que este modo de trabajar se vaya perfeccionando con el tiempo, ya que es una herramienta que se va a implantar, en mayor o menor medida, en la inmensa mayoría de las empresas», asevera Valentín Bote, director de Randstad Research.

Otro de los aspectos fundamentales para conciliar durante la crisis de la covid-19 ha sido la disponibilidad que para las empresas consideran que tienen los empleados. Nuestro país tampoco ha salido bien parado, ya que el 64% de las empresas españolas esperan que los trabajadores estén disponibles más allá de su horario laboral, tres puntos porcentuales por encima de la media internacional (61%), lo cual redunda negativamente en las posibilidades de conciliación. Nuestro país es además el segundo de toda Europa en el que los empleadores menos tienen en cuenta los límites de la jornada laboral, solo por delante de Portugal (72%), y menos que Italia (60%), Francia (59%), Alemania o Reino Unido (ambos 53%).