Canarias, inquieta ante el ‘brexit’

06/10/2019

La onda expansiva de una eventual ruptura abrupta del Reino Unido con la Unión Europea supone una seria amenaza para la economía canaria, en especial para los intereses de los sectores turístico y hortofrutícola. A menos de un mes del plazo límite y en medio de una total incertidumbre, el Gobierno autónomo apela a la condición de RUP como blindaje y el Ejecutivo estatal asegura que todas las contingencias están previstas

Salvo que se llegue a un acuerdo in extremis o Bruselas conceda una nueva prórroga, el próximo 31 de octubre el Reino Unido abandonará a las bravas la Unión Europea y pasará a ser a todos los efectos un país tercero. La inminencia de la fecha límite acentúa la preocupación en Canarias ante los desafíos sin precedentes a los que tendrá que enfrentarse la economía isleña, en especial los sectores turístico y hortofrutícula, si finalmente se produce un brexit duro.

¿Está el archipiélago preparado para amortiguar los efectos negativos del desmarque británico? ¿Prevé el plan de contingencia del Estado las medidas de choque necesarias para proteger la especificidad de las islas? Y en ese caso, ¿las aceptará Bruselas? Como en todo lo relativo al brexit, lo que predomina es la incertidumbre y a menos de un mes de la fecha límite todavía hay sobre la mesa más preguntas que respuestas.

Tras el referéndum de 2016 en el que los británicos decidieron abandonar la UE, Canarias fue la primera comunidad autónoma en poner en marcha una comisión de trabajo -en la que participan varias consejerías, patronales y sindicatos- para determinar el impacto del brexit sobre la economía isleña y estudiar qué medidas se tendrían que aplicar para mitigar sus efectos negativos. Las conclusiones se han trasladado al Estado, para que a su vez defienda los intereses canarios ante Bruselas.

La consejera de Economía, Conocimiento y Empleo del Gobierno de Canarias, Carolina Darias, destaca que la tarea coordinada con el Estado tiene como prioridad que los sectores más afectados puedan contar con un respaldo para que el impacto de la salida del Reino Unido de la UE sea lo menos dramático posible. «La relación comercial que Canarias mantiene tradicionalmente con el Reino Unido tiene un peso importante en la economía de la islas y el objetivo es amortiguar los efectos», señala Darias, que en varias ocasiones ha reconocido el buen trabajo realizado en esta línea por el anterior Ejecutivo regional.

A última hora

La titular canaria de Economía confía en que a última hora la acción política tenga capacidad de evitar que se produzca el brexit y se mantenga la Unión Europea de 28 miembros, o en caso de que el Reino Unido persista en su voluntad de irse, que la salida no se produzca de forma abrupta sino mediante acuerdo con la Comisión Europea. La opción de una salida acordada sería mucho menos gravosa para los intereses canarios porque conlleva un periodo de transición que permitiría la adaptación de los sectores afectados y daría mayor seguridad jurídica a la relación futura.

Pero incluso si se produjera un brexit duro, Darias cree que Canarias, como región ultraperiférica (RUP) reconocida en el artículo 349 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), dispone de un sólido blindaje para defender sus intereses. «Nuestra condición de RUP tiene que ser una garantía que preserve el estatus de Canarias respecto a otras regiones», asegura.

El Gobierno estatal, por su parte, asegura que si llegara a producirse una salida abrupta España está «preparada para proteger los intereses y derechos» tanto de los ciudadanos como de los sectores económicos vinculados a los productos hortofrutícolas y al turismo, como trasladó la vicepresidenta Carmen Calvo en la reciente reunión de la Comisión de Asuntos Relacionados con la Unión Europea (CARUE). Mientras, todas las miradas siguen puestas en el Reino Unido.