Imagen de archivo de un bufé de un establecimiento en Canarias. / ARCADIO SUÁREZ

El bufé de los hoteles isleños se encarece más del 50%, con un sobrecoste anual de 300.000 euros

Todos los alimentos de la cocina han subido, algunos por encima del 100%. Una cadena de las islas con cinco hoteles de cuatro estrellas pagará este año 1,5 millones de euros más que en 2019

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Bufé a precio de oro. La subida de los alimentos y que ha encarecido de forma sustancial la cesta de la compra de las familias canarias no ha sido ajena a los establecimientos hoteleros, bares y restaurantes de las islas.

Todos ellos han subido precios como forma de compensar el aumento de los costes aunque la subida se ha visto contenida por la situación del mercado, al que no se le puede aplicar el 100% del incremento por el riesgo a perder parte de la demanda.

En el caso de los hoteles, el aumento de los precios oscila entre el 4% y el 6% en los contratos de los turoperadores y un 15% y un 20% en lo que es venta directa de la web al cliente, según fuentes del sector. La plataforma de viajes Destinia apunta que la subida por habitación, persona y noche en las islas es para julio y agosto de hasta un 25% con respecto al año 2019.

El sector reconoce subidas pero menores que los costes

Fuentes del sector reconocen que se están aplicando subidas pero aseguran que parte del incremento lo está asumiendo el propio hotelero a cuenta de sus márgenes. «Si subes más un 20% estás muerto. Nadie va a tu hotel», aseguran estas fuentes. Todos son conscientes de que la rentabilidad este año se reducirá.

A los alimentos hay que sumar además la subida de la luz, que en lo que llevamos de año ha repuntado un 70% (aunque con picos que han llegado al 200%) y del gas, con un alza del 25% respecto a 2019. En los meses de mayor pico la factura ha pasado de 32.000 a 88.000 para un complejo de cuatro estrellas.

Según los datos facilitados por el departamento de compras de una cadena hotelera con establecimientos en las islas, solo en comida este año cada uno de sus hoteles pagará 300.000 euros más que en 2019. Una cadena con cinco hoteles se enfrente a un desembolso este año de 1,5 millones de euros más que en 2019.

Incremento de los precios por productos

Entrando en detalle, la carne es uno de los artículos que más se ha encarecido este año, con una subida media del 65%: el entrecot se ha disparado un 94% y un 62% lo ha hecho la pechuga de pollo. Solo en este tipo de carne gastará esta cadena este año cerca de 100.000 euros, 30.650 más que hace dos años.

El pescado no se ha quedado atrás en los aumentos. De media ha reputado casi un 30%, con el filete de carbonero a la cabeza, con un 77% de subida. Esta cadena pagará este año 30.000 euros más por este producto.

Las papas han subido un 45% y un 72% el tomate en ensalada, con un sobrecoste de 20.000 y 27.000 euros este año sobre lo abonado en 2019.

Las frutas también sufren la inflación, con el melón a la cabeza tras registrar un alza del 63% y un desembolso este año de casi 70.000 euros.

Mención aparte tiene el aceite, con un 'subidón' del 140%. Esta cadena pagará este año 101.000 euros más en aceite de girasol que en 2019, cuando abonó 50.822.

El azúcar, con un alza del 53%; el café con un incremento del 57%; la leche, con una subida del 62%; la mantequilla, con un repunte del 46%, el pan de molde, con un alza del 16% y las galletas María, con una subida del 37%, han convertido los desayunos en los hoteles en un lujo.

Ni un alimento queda atrás de esta inflación. El baicon ha subido un 40%(el sobrecoste anual para esta cadena es de 40.000 euros) y el queso gouda lo ha hecho un 60% y un 40% el manchego.

Los yogures han subido de media un 40%, lo mismo que los huevos(esta cadena pagará este año 31.000 euros más en huevos) y un 60% lo han hecho las pastas secas, un 34% las legumbres y un 72% las conservas de frutas.

«Será un buen verano pero con pérdida de rentabilidad»
Andrés Domínguez. / C7

«Confiamos en tener un buen verano en cuanto a la previsión de llegada de turistas, pero, sin duda, habrá una pérdida de rentabilidad por el incremento de los costes», es la reflexión de Andrés Domínguez, consejero delegado del Grupo HD, sobre la nueva temporada turística y que coincide con la realizada por los dos presidentes de las patronales turísticas de Canarias, José María Mañaricua (Feht) y Jorge Marichal (Ashotel). Ambos apuntaban en ese medio hace unas semanas que pese a que sería un buen verano la rentabilidad d elos establecimientos se iba a ver mermada por la inflación y el incremento de los costes.

El además miembro del Círculo de Empresarios de Gran Canaria afirmó, sobre este mismo asunto, que «están detectando un nivel alto de cancelaciones por los problemas en las infraestructuras aeroportuarias en los países de origen y por los problemas de aprovisionamiento de servicios en general».

A todas estas circunstancias, que generan incertidumbre en el sector, hay que sumarle «lo que algunos denominan la tormenta perfecta: la guerra de Ucrania y la inseguridad económica que deja; y, por otro lado, el incremento de costes y precios del carburante». Pese a todos estos aspectos, que parecen remar en contra de la recuperación del turismo en las islas, las previsiones para el verano son buenas. Aunque, según señala el empresario, «es casi obligatorio mantenernos prudentes y muy atentos» y revisar los datos prácticamente a diario.

Tras la pandemia, según explica Andrés Domínguez, «ha surgido un nuevo viajero que es más exigente y selectivo, que busca destinos no masificados y seguros», un turista que quiere «menos viajes y estancias más cortas».