afp

Bélgica asegura que no notará el corte de gas ruso

El Gobierno ha querido tranquilizar a sus ciudadanos tras el anuncio del corte del suministro de gas del Nord Stream 1

Olatz Hernández
OLATZ HERNÁNDEZ

El Gobierno belga ha querido tranquilizar a sus ciudadanos tras el anuncio del corte del suministro de gas del Nord Stream 1. «El corte por parte de Rusia no tendrá impacto en los suministros de Bélgica», aseguró a última hora del viernes el gabinete de la ministra de Energía, Tinne van der Straeten.

Su equipo monitoriza de cerca la situación, pero apunta que el país continúa llenando sus reservas de gas a buen ritmo y espera que en los próximos días lleguen al 90% de su capacidad. Noruega es el principal proveedor de gas de Bélgica, a través del gasoducto submarino Zeepipe. Esta infraestructura ha sido fundamental en el aprovisionamiento de gas y ha permitido que el país pueda dirigir ese suministro a Alemania y Países Bajos.

La guerra en Ucrania cambió los planes para la transición energética belga. Su mix energético se sustenta actualmente en el gas –que también llega en forma de GNL desde los puertos de Zeebrugge y Dunkerque– y la energía nuclear. El país tiene poca capacidad para desarrollar renovables e importa cerca de 75% de la energía que consume.