Central de ciclo combinado. / R. C.

La luz bate récord a pesar del tope por el repunte del gas

El precio medio asciende otro 4% este martes hasta los 270 euros/MWh con los ciclos combinados a pleno rendimiento y la cotización gasista apuntando a máximos por la tensión con Rusia

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Ni una sesión de la recién estrenada excepción ibérica con su correspondiente sobresalto. Así ha ocurrido casi todos los días desde que se pusiera en marcha el mecanismo que limita el precio del gas. Para este martes, y a pesar de ese tope, el coste de la luz asciende un 4,6% y se sitúa por encima de los 270 euros/MWh. Se trata del mayor precio de la última semana y uno de los más elevados desde el pasado mes de marzo, en medio del peor momento de la crisis tras la guerra en Ucrania.

La necesidad de compensar a las compañías propietarias de los ciclos combinados de gas con un precio que sigue disparado explica esta tendencia alcista. El mercado internacional vuelve a estar tensionado por los cortes repentinos de Rusia a los países del Este europeo, así como por los problemas generados en una de las grandes plantas de gas de Estados Unidos en la costa este, que servían de punto de partida para transportarlo en buques metaneros hasta Europa. La confluencia de todas estas circunstancias hace necesario realizar un ajuste de 122 euros/MWh para este martes solo para pagar la compensación del gas; cifra que se une a los 148 euros/MWh en los que ha sido fijado el precio eléctrico en el 'pool' diario.

Los más de 270 euros/MWh suponen otro jarro de agua fría para los consumidores del mercado regulado, los primeros que estaban esperando una sustancial rebaja de sus facturas en el próximo mes, con el inicio del tope ibérico al gas. Por ahora, la media del precio de la luz para los seis primeros días con el sistema en marcha se sitúa en el entorno de los 240 euros/MWh, por encima de los 187 euros en los que cerró mayo o los 191 euros de abril, aunque inferior al récord de los 283 euros de marzo.

En ausencia del mecanismo de la 'excepción ibérica', el precio de la electricidad en España habría sido de media unos 286 euros/MWh, lo que supone unos 16 euros/MWh más que con la compensación para los clientes de la tarifa regulada, que pagarán así en torno a un 5,6% menos de media.

Para este lunes, el precio promedio de la luz para los clientes de tarifa regulada vinculados al mercado mayorista ya había subido un 45,6% con respecto a este domingo, hasta los 258,68 euros/MWh. Este aumento se produce después de dos días consecutivos de descensos coincidiendo con la caída de la demanda por el fin de semana y con el final de la ola de calor.

El mecanismo ibérico, que recibió la luz verde de Bruselas finalmente la pasada semana, limita el precio del gas para la generación eléctrica a una media de 48,8 euros por MWh durante un periodo de doce meses, cubriendo así el próximo invierno, periodo en el que los precios de la energía son más caros.

En concreto, la 'excepción ibérica' fija una senda para el gas natural para generación de electricidad de un precio de 40 euros/MWh en los seis meses iniciales, y posteriormente, un incremento mensual de cinco euros/MWh hasta la finalización de la medida.

El Gobierno limitaba en sus cálculos a un 15,3% la rebaja en el recibo al consumidor de electricidad medio acogido a la tarifa regulada PVPC durante los 12 meses de aplicación del tope aprobado a la generación de electricidad a partir de gas natural.

La demanda de Francia, disparada

Sin embargo, los primeros resultados no están dando los registros estimados por ahora. Desde la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (Aelec), donde se encuentran integradas las grandes compañías del sector, admiten la «complejidad» que existe a la hora de calcular si el tope al gas va a lograr ese objetivo del Gobierno de reducir el importe de la factura entre un 15% y un 20% a un año vista. «Habrá que ir viendo su evolución en las próximas semanas», ha indicado el director de regulación de la asociación, Pedro González.

Desde Aelec señalan algunas de las distorsiones que está provocado el mecanismo. Sobre todo en lo relativo a la demanda de luz que exige Francia. Las exportaciones a ese país desde España se han disparado a niveles máximos desde la entrada en vigor de la excedencia ibérica, el mecanismo para topar el precio del gas natural para electricidad y abaratar el recibo de la luz, lo que hace que se minore el efecto de la medida al elevar el precio de la electricidad en España.

González ha vaticinado que esos intercambios de electricidad se dispararán al máximo de unos 25 teravatios/hora (TWh) anuales, aproximadamente el 10% de la demanda en España, quintuplicando de esta manera los 5-6 TWh a que ascendía.

La organización sostiene que oferta de un precio de la electricidad inferior desde España hace que se eleve el saldo exportador con Francia a esos niveles máximos, a pesar de que los consumidores franceses no pagan la compensación a los ciclos combinados por la medida, que recae sobre los consumidores ibéricos que se benefician del mecanismo.

Y anticipan que solo a medida que se vayan renovando los contratos del mercado libre, cuando vayan venciendo, la compensación a pagar a las gasistas por ese tope se irá repartiendo entre más consumidores frente a quienes soportan ahora ese ajuste, que son los que tienen contrato regulado (PVPC) o ligados al 'pool' diario.