Edificios destruidos en Chernígov, Ucrania. / Efe

El Banco Mundial prevé que la economía de Ucrania se desplome un 45%

El organismo calcula que el PIB de Rusia caiga un 11,2% y que los países en desarrollo de Europa y Asia Central se contraigan un 4,1% a causa de la guerra

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

Las consecuencias de la guerra serán devastadoras, sobre todo a nivel humano, pero también económico. La invasión rusa llevará a Ucrania a un desplome de su PIB del 45,1% este año, según las previsiones publicadas por el Banco Mundial, un escenario que advierte que podría ser aún peor si el conflicto se atasca y se dilata en el tiempo.

El organismo con sede en Washington calcula que el daño económico de este conflicto será mucho peor para los ucranianos que para los rusos, cuya economía caerá un 11,2%, cuatro veces menos. El Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó el desplome de Ucrania para este año entre un 10% y un 35%, por lo que el Banco Mundial va aún más allá.

Pero puede ser aún peor. Si el impacto en la eurozona es mayor, hay una escalada de sanciones y un 'shock' en la confianza financiera, el PIB de Rusia caería un 20% y el de Ucrania un 75%.

Las causas son claras: han huido de su país más de cuatro millones de ucranianos, sobre todo hacia Polonia, pero también a Rumanía y Moldavia, y los precios de los cereales y la energía se han disparado como nunca antes. Por tanto, los ingresos fiscales del Gobierno han colapsado, más de la mitad de las empresas están cerradas y el resto abiertas solo parcialmente y el comercio de bienes está gravemente afectado, asegura la institución.

Exportaciones colapsadas

El país ha recortado a la mitad sus exportaciones totales y el 90% de las ventas de cereal al exterior debido al cierre del transporte marítimo del Mar Negro y a los graves daños a sus infraestructuras, reconoce el Banco Mundial, que en la elaboración de sus previsiones asume que la guerra continuará «unos meses más». Por ello, avisa de que Ucrania necesita «apoyo financiero masivo inmediatamente» para poder mantener su economía en funcionamiento y apoyar a los ciudadanos que están «enfrentándose a una situación extrema».

Por ello, las estimaciones están sujetas a una «gran incertidumbre» y advierte de que el impacto en la eurozona aún es «una incógnita». Lo que la institución sí que calcula es el impacto que tendrá la guerra en la economía de Europa y Asia Central, más próximas al conflicto. Así, el Banco Mundial reconoce que el PIB de este área se contraerá un 4,1% este año en estos países emergentes, pese a que antes de la guerra esperaban un crecimiento del 3%. Será, por tanto, un desplome mucho mayor que el ocasionado por la pandemia, ya que en 2020 el PIB de esta región supuso una caída del 1,9%.

Solo en Europa del Este, se espera que el PIB se desplome un 30,7%, frente a un crecimiento esperado antes de la invasión del 1,4%, con recesión no solo en Rusia y Ucrania, sino también en Bielorrusia (-6,5%), Moldavia (-0,4%) y Tayikistán (-1,8%). «Los resultados son muy desalentadores», aseguró Anna Bjerde, vicepresidenta del Banco Mundial para la región de Europa y Asia central, tras la publicación del informe, quien reconoció que este es el «segundo impacto importante que golpea la economía en dos años y llega en un momento muy precario cuando aún muchos países luchaban por recuperar su economía de la pandemia».

Se multiplicará por diez la pobreza

Y otro de los motivos de mayor preocupación es el aumento de la pobreza. El Banco Mundial pronostica que la proporción de población que vive con menos de 5,5 dólares al día aumente del 1,8% en 2021 al 19,8% este año. Por ello se pide apoyo social: «Anticipamos que la ola de refugiados de Ucrania a los países vecinos empequeñecerá las crisis anteriores», afirma el informe, que reivindica el papel fundamental de los países de acogida.

El Banco Mundial informa de que está preparando programas de apoyo operativo a los países cercanos a Ucrania para satisfacer sus crecientes necesidades de financiación por los flujos de refugiados.