Banca y Gobierno chocan en la protección de los hogares por el alza de las hipotecas

La negociación entre las entidades y Economía se embarra ante las distintas propuestas que hay sobre la mesa para ampliar la actual norma

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Las conversaciones entre el Ministerio de Economía y los bancos al abordar el renovado Código de Buenas Prácticas bancarias para que los hogares más vulnerables puedan hacer frente al pago de las hipotecas tras la subida del euríbor no avanza. El intercambio de propuestas se mantiene entre ambas partes sin que, por ahora, haya visos de un acuerdo definitivo. De hecho, son los equipos técnicos los que trabajan en las distintas posibilidades que hay sobre la mesa sin que se atisben encuentros «de alto nivel» para anunciar un pacto en los próximos días, según indican fuentes de la negociación.

El principal escollo pasa por uno de los aspectos claves de esa nueva normativa: cuáles son las familias que podrán tener acceso a las facilidades financieras que incluirá el nuevo código; y qué tipo de medidas se pueden tomar, más allá de las que incorpora el actual protocolo de actuación para reestructurar las deudas, en vigor desde 2012.

Lo que se está valorando es precisamente una modificación de la deuda hipotecaria permitiendo alargarla hasta cinco años más, para que los hipotecados puedan hacer frente ahora al repunte del euríbor -con unas cuotas que no se disparen- a cambio de que sus créditos duren más tiempo. Además, se valora otra idea, la propuesta por CaixaBank para congelar las cuotas hipotecarias de las familias con más problemas económicos durante 12 meses. Aunque en este caso no todas las entidades están de acuerdo.

Otra parte de la banca mantiene la propuesta de mantener un límite de renta de 24.318 euros al año (tres veces el índice IPREM en 14 pagas a lo largo de un ejercicio) para acceder a esas facilidades financieras. Aunque ese importe podría ser ampliado para que puedan acogerse más familias cuyo presupuesto se ha visto impactado por la subida repentina de los tipos de interés durante este año.

El presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), José Manuel Campa, se ha mostrado partidario de que el sector bancario aborde primero con «prudencia» el deterioro del entorno económico y su impacto en sus resultados y después «trabajar caso por caso» en dar alternativas.

El calendario avanza en contra de las entidades financieras, cuyos ejecutivos querían tener listo el acuerdo antes de la ronda de presentación de sus resultados trimestrales. El tiempo apremia, porque Santander rendirá cuentas este mismo miércoles; Sabadell y Unicaja lo harán el jueves; y CaixaBank y BBVA finalizarán la ronda el viernes. Aspiraban a que, cuando llegase ese momento, tuvieran cerrado el pacto con la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, quien lidera la negociación. Precisamente la semana pasada, la propia Calviño agradecía «todas las propuestas» presentadas por la banca, mientras «los equipos están analizándolas y trabajando intensamente para que cuanto antes veamos cuáles pueden ser las más eficaces». Transcurrido el fin de semana no hay avances significativos.

Condiciones adicionales

La propuesta de una parte del sector indica que las familias que soliciten la ayuda tendrán que demostrar también que la carga financiera del préstamo supone al menos el 40% de sus ingresos netos. En el momento de la solicitud, tendrán que acreditar su situación financiera y patrimonial a través de la entrega de documentos como las tres últimas nóminas, un certificado de rentas o la declaración de IRPF e IVA en el caso de los autónomos, además del libro de familia y datos de empadronamiento y de titularidad expedidos por el registro de la propiedad.

Para acceder a esta medida, que aplicarán durante un año para las hipotecas firmadas desde el 1 de enero de 2012, los beneficiarios tendrán que cumplir con algunos requisitos. Para empezar, que su cuota se haya encarecido más de un 30% por la subida del euríbor. Algo que, a juzgar por el comportamiento del indicador, podría ocurrir con facilidad en los préstamos que se revisen a partir de ahora.

Mientras tanto, el euríbor no deja de dar tregua. El principal indicador hipotecario ha vuelto a dispararse este lunes en su tasa diaria hasta situarse en el 2,73%. A falta de una semana para que finalice octubre, la media mensual supera el 2,6%. Hace un año, estaba en el -0,47%. Negativo.