El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

Luz verde al nuevo sistema de cotización de los autónomos

El Gobierno consigue el consenso para aplicar la norma que hoy pasará el examen del Congreso por la que el colectivo cotizará en función de sus ingresos reales

C. A. Madrid

La vuelta del curso político no solo ha traído medidas relacionadas con la crisis energética. En el pleno del Congreso de este jueves, el Gobierno también logrará sacar adelante, con el apoyo del PP, la reforma de los autónomos por la que este colectivo, que hasta ahora elegía cuánto pagar a la Seguridad Social, comenzará a partir de 2023 a cotizar de forma gradual en función de sus ingresos reales.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, defendió el jueves ante el Congreso que la reforma del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) implantará un sistema de cotización «más justo, flexible y equitativo» para los trabajadores por cuenta propia. «Es una reforma muy compleja y muy trabajada, negociada no solo con los interlocutores sociales, sino también con las asociaciones de autónomos, representantes de un colectivo muy heterogéneo», indicó.

Tras muchos meses de intensas negociaciones, el Gobierno alcanzó en julio un acuerdo con los agentes sociales para las nuevas tablas de cotización. Un pacto que llegaba fuera del plazo del 30 de junio establecido como objetivo con Bruselas, pero que finalmente recibe este jueves el visto bueno definitivo en el Congreso.

En concreto, las cuotas en las nuevas tablas de cotizaciones para los más de 3,3 millones de autónomos para los próximos tres años oscilarán en 2023 entre los 230 y los 500 euros, frente a los 1.125 euros de máxima que se había planteado al inicio de las negociaciones. Después, se irán modificando los siguientes ejercicios.

Habrá en total 15 tramos para que cada autónomo elija en función de su previsión de facturación, con una cuota mínima de 230 euros en 2023, que se reduce a 225 en 2024 y llega a 200 euros en 2025, 94 euros menos que ahora, con lo que el ahorro anual para los más de 1,3 millones de autónomos que tienen unos rendimientos netos por debajo de los 670 euros puede ascender a 1.127 euros, según cálculos de UPTA.

La cuota máxima subirá a 500 euros en enero, a 530 en 2024 y se situará en 590 euros en 2025 para los 250.000 emprendedores que facturan más de 6.000 euros al mes.

Se estima que, con el nuevo sistema, la mitad de autónomos pagará menos que ahora, una cuarta parte mantiene su cotización, mientras que el 25% restante verá incrementada su cuota hasta en casi 300 euros cada mes.

Según recordó Escrivá, esta reforma del RETA marcará un «punto de inflexión» y permitirá a los trabajadores por cuenta propia cotizar por sus ingresos reales. Además, permitirá mejorar la protección social a este colectivo y mejorar sus pensiones, como ha apuntado el ministro, que ha recordado que las pensiones de los autónomos son un 43% más bajas que la de los cotizantes del régimen general.