500.000 canarios no aguantarían más de un mes sin ingresos

04/06/2018

El Banco de España alerta de que la economía de las familias isleñas es la más vulnerable de España. Uno de cada tres residentes en el archipiélago vive en hogares donde sus gastos superan sus ingresos. Canarias se mantiene además a la cola en la capacidad de ahorro.

José Miguel Pérez LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

El 23% de los hogares canarios, en los que se integran unas 483.000 personas, carece de los recursos económicos suficientes para sostener sus gastos más de un mes en caso de perder la fuente de renta principal. Y unos 210.000 isleños se verían abocados a pedir dinero prestado o a cambiar de casa en menos de una semana si quedaran sin los ingresos procedentes del salario o una prestación social, según revela una demoledora encuesta del Banco de España, que confirma la alta fragilidad de la economía de las familias canarias.

La Encuesta de competencias financieras del Banco de España que radiografía la situación de los hogares españoles en el año 2016, recoge por ejemplo que 36% de los canarios, unas 756.000 personas, vive en hogares cuyos gastos excedieron a sus ingresos ese año, la tasa más alta registrada en España y que comparte con Illes Balears, precisamente las dos comunidades españolas más dependientes del sector turístico.

En Canarias, en torno a 280.000 de sus habitantes –el 37% de los que no disponen de recursos suficientes para afrontar los gastos– se vieron obligados a pedir dinero prestado a amigos y familiares, o a pedir adelantos a sus empleadores. Otros 340.00 isleños (el 45% de quienes se ven superados por los gastos), tiraron de los ahorros para llegar a fin de mes. Pero a otros 98.000 canarios no les quedó más remedio que hacer descubiertos no autorizados con su tarjeta de crédito, con la penalización económica que conlleva, o posponer los pagos.

Sin financiación. La encuesta del Banco de España refleja además que el 14% de la población canaria de entre 18 y 79 años de edad –de nuevo, el mayor porcentaje– se ha encontrado con dificultades en los dos últimos años a la hora de intentar acceder al crédito. Y el 5% de la ciudadanía canaria vió cómo sus solicitudes de préstamos fueron rechazadas totalmente por las entidades financieras.

También está a la cola canarias en la capacidad de ahorro: solo un 35% de de los isleños –al igual que extremeños y andaluces–, dispone de algún vehículo de ahorro, frente al 43% de media nacional. Y en concreto, solo el 16% de los habitantes del archipiélago cuenta con un plan de pensiones.

La encuesta del Banco de España no hace sino apuntar en la misma dirección de otras fuentes oficiales que confirman la alta fragilidad de las familias canarias. Los salarios medios canarios se mantienen a la cola en España. En 2016, el último dato disponible del INE, el sueldo medio anual cayó un 0,5% en el archipiélago, y se situó en 19.749 euros brutos. Solo fue menor en Extremadura, con 19.475 euros.

Canarias ha recuperado ya los volúmenes de empleo que existían antes del comienzo de la crisis, en 2008. En el primer trimestre de este año, la comunidad alcanzó los 879.460 ocupados, y la tasa de paro se situaba en el 20,6%.

Y sin embargo, la debilidad económica de las familias canarias sigue siendo palpable. Es la cara b de una recuperación económica que, insisten los sindicatos, se sostiene en la consolidación, en los últimos años, de «un modelo laboral en que abunda la precariedad»: temporalidad, eventualidad, y bajos salarios, insisten, abocan a «un alto porcentaje de canarios a mantenerse en los umbrales de la pobreza pese a tener trabajo».