Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 26 de febrero
Quique Wolff, en una visita realizada a CANARIAS7 el pasado mes de mayo. Arcadio Suárez

Wolff: «Lindo el cartel del espectáculo: UD ante el Madrid. Yo voy con la UD»

Fútbol ·

En el santoral de la historia del club, también dejó huella en el Bernabéu. Pero no. No hay corazón dividido

Ignacio S. Acedo

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 21 de enero 2024, 18:06

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Ídolo para siempre en el Insular y figura respetadísima en el Bernabéu, Quique Wolff (Buenos AIres, 1949) se ganó máxima catalogación en la UD por su hoja de servicios entre 1974 y 1977 y, posteriormente, hizo lo propio de blanco con el Madrid (1977-79).Voz sabia del fútbol de siempre, con el partido que viene el sábado sus impresiones pontifican y el corazón manda. El sentimiento de pertenencia al escudo, intacto más de cuatro décadas después de su marcha, está por encima de todo. Y así lo pregona con orgullo y emoción.

–UD Las Palmas-Real Madrid. ¿Puede resumir con palabras lo que le viene a la mente ahora que este partido se vuelve a dar en Primera División y en Gran Canaria?

–Muy lindo el título del espectáculo: UD Las Palmas enfrentándose al Real Madrid. ¡Qué suerte! Es una buena manera de volver a Primera División, estar en Gran Canaria y ofrecerle a la gente un espectáculo de esa magnitud. La UD puede mostrar al Madrid que tiene la capacidad suficiente como para enfrentarse al Madrid. Ya lo ha demostrado.

–Por fútbol, rendimiento y juego, parece que el partido está más nivelado que en otras ocasiones. Y aquí ya cayó el Atlético y el Barça ganó en el descuento y de penalti. ¿Puede esta UD vencer al Madrid?

-Es bastante difícil saber qué pasará. El Madrid perdió con el Atlético, el Atlético perdió contra la UD, el Barcelona ganó en el descuento y con un penalti. La UD debe afrontar el partido con la sapiencia de que, tranquilamente, puede ser un rival de mucho peso para el Real Madrid. Y aprovechando este momento. Hay que esperarle y jugarle como a cualquier otro equipo. Respetando, por supuesto, porque es el Madrid. El local es la UD y, por qué no, puede darle una sonrisa y una alegría muy grande a toda su gente.

-¿Qué es lo que más le gusta o llama la atención de la UD actual?

-Lo que más me gusta de esta UD, a la que sigo y mucho, es que cada vez que tiene que jugar un partido trata de mantener lo que es ser la UD. Ante el que se ponga enfrente. Tiene personalidad. El Madrid tiene que saber, en cuanto comience el partido, que no va a ser fácil. He visto a la UD, sabe manejar la pelota y los tiempos y puede hacerlo.

–¿Va más con la UD que con el Madrid?

-Tengo que ser sincero. Si me oyeran decir que quiero que le gane la UD al Madrid podrían decirme 'Eh Quique, eso es porque vas a ir a algún lugar de Gran Canaria'. Pero no es así. La UD fue el club me dejó poner un pie en España. La UD hizo que yo jugara el campeonato español por primera vez las tres temporadas que estuve allí. La UD hizo que el Madrid se interesara en mí. No solo se interesaron en el jugador. Se interesaron en cómo funcionó ese jugador en un equipo que lo ayudó a que funcionara mejor. Por eso voy más con la UD que con el Madrid. Pero en el Madrid todo me fue muy bien: salí campeón dos veces, jugando todos los partidos, y eso me ha dejado con la tranquilidad de haberlo representado como quería. La primera vez que fui con el Madrid a jugar contra la UD en el Insular, tenía miedo. No sabía qué reacción tendría la gente. Cuando entré en el campo de juego y todos me aplaudieron es algo que tengo guardado en el corazón y nunca voy a olvidar.

–En su estancia en la UD se doctoró con tres temporadas sobresalientes. Y en el Madrid, dos años y dos Ligas. Imposible pedirle más a su experiencia en España.

-Mi experiencia en España fue realmente muy linda. Llegar a la UD, en pensar en lo que podíamos llegar a ser con todos los jugadores que teníamos, y encontrarme con un equipo que, a veces, mentalmente, no afrontaba los partidos como debía, pensando que había rivales a los que no se podía ganar... Poco a poco fuimos dejando de lado ese pensamiento de que había campos en los que no se podía ganar. Ayudaron mucho las llegadas de Morete y Brindisi, de ponerle esa sensación de que sí se podía, en casa y fuera. Es fútbol. Por eso es lindo y maravilloso. Esos tres años en la UD fueron muy importantes. También mis dos años y las dos Ligas con el Real Madrid. Me da mucha alegría ver este enfrentamiento pero, como dije antes, voy con la UD.

–Rienda suelta a la nostalgia. Cuando hace retrospectiva de su tiempo en la UD, ¿qué recuerdo prevalece, cuál es el que le viene a la mente en primer orden y por encima de los demás?

-En la primera temporada de la UD, en un partido ante el Athletic, sufrí un golpe muy fuerte en un tobillo que, a falta de tres partidos para el cierre del campeonato, ya me dejaba fuera de lo que quedaba. El médico y todos me dijeron que no iba a poder recuperarme. Me fui a Maspalomas. Iba cada día a poner el pie en el mar a ver si podía bajarse la inflamación y no pasaba nada. De pronto, en la última jornada, recibíamos en el Insular al Celta de Vigo y el que perdía se iba a Segunda División. Tomé el auto, me fui al club. Entré y me preguntarion que qué estaba haciendo allí. 'Yo juego', fue mi respuesta. El técnico no se lo creía. Llamó al doctor. Le dije al doctor que sí, que jugaba, que me infiltrara que quería jugar. No podía no estar en ese partido. Jugué y, posiblemente, metí mi mejor gol en la Liga. Un pase fantástico de Germán, dejé a dos rivales y al arquero en el camino y, cuando le fui a pegar al balón, picó mal, rematé con la zurda, dio en el travesaño y en el piso y entró. No quería que hubiese tanta incertidumbre... Pero entró. Festejamos mucho eso. En mi primer año en la UD nos salvamos de esa manera de caer en Segunda. ¿El tobillo? El tobillo tuvo, después, tiempo para curarse.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios