Turno para Rubén Castro y Rafa Mir

13/03/2019

La lesión de Araujo, como mínimo hasta mayo fuera del equipo, vuelca la responsabilidad finalizadora en los dos atacantes que Mel considera idóneos por compatibilidad y registros. Con todo, Pekhart, sin minutos desde inicios de enero, gusta y mucho.

Rubén Castro y Rafa Mir volverán a coincidir el domingo, frente al Mallorca, en el once titular de la UD. Lo harán cinco jornadas después de su última vez, cuando formaron en la visita a La Rosaleda ante el Málaga (0-0), y se estrenarán con este rol a ojos de Pepe Mel. La sanción que arrastraba Mir la pasada semana impidió a Mel contar con él y ahora parece incontestable la apuesta por ambos desde el inicio, más con Araujo fuera de circulación por su lesión de rodilla y que le mantendrá lejos de la competición como mínimo hasta mayo. El entrenador de la UD, innegociable su idea de jugar con dos delanteros, considera a Rubén y Mir compatibles y complementarios, con las garantías competitivas necesarias para asumir las labores de finalización y protagonismo en el frente ofensivo. La baja de larga duración de Araujo supone un contratiempo para el técnico, que había depositado muchas ilusiones en la mejor versión del argentino, pero, al tiempo, y lejos de dramatizar, estima que dispone de suficientes especialistas de área de cara al tramo final de la campaña.

Además de valorar de la mejor manera la disponibilidad de Mir y Rubén, acaso la mejor dupla de la categoría, a Mel le han llamado poderosamente la atención, y para bien, las condiciones que ofrece Pekhart, inédito desde comienzos de enero y al que piensa darle protagonismo. El atacante checo tiene rasgos muy particulares atendiendo a su corpulencia, altura y capacidad rematadora. Y en partidos cerrados, con defensas masivas, puede ser un recurso más que interesante, además de poder entrar en las rotaciones para dar descanso a los otros delanteros, y sin descartar, en absoluto, que le puedan dar galones desde el primer minuto en alguna ocasión.

En la reconstrucción del tridente ya sin el Chino, Rubén y Mir vuelven a estar bajo el foco y Mel está tranquilo. Dispone de suficiente arsenal con uno y otro y aguarda en la reserva un Pekhart al que no para de ponderar en sus previsiones.