Fútbol / UD Las Palmas

«Tengo cosas pendientes aquí, ya me toca un ascenso con la UD»

    Cargando reproductor ...
03/10/2018

«Perdemos y... ¿Quién da las entrevistas? Pues Rubén», bromea a viva voz con sus compañeros el ariete camino de atender a CANARIAS7. No necesita presentación alguna. Toda una vida haciendo goles, leyenda viva del Betis y, de nuevo en su casa, con 37 años que luce espléndidamente, convertido en uno de los referentes del proyecto del ascenso.

— Camino de su tercer mes en la UD, a la que regresó tras catorce años, ¿qué queda en el club de lo que usted conoció?

— Me vinieron muchos recuerdos a la cabeza cuando volví, pues aquí pasé muchísimo tiempo. Pero la entidad ha cambiado bastante. De los compañeros que tuve aquí quedan muy pocos. David García, Momo... Pero con lo que me quedo es con que estoy muy contento por estar aquí y ayudar al equipo al objetivo de volver a Primera División.

— ¿Qué es lo que más le ha sorprendido?

— Las instalaciones de Telde no las conocía. Están muy bien. También sé que están haciendo campos nuevos en Barranco Seco... Hay mucha estabilidad, organización... Es una estructura de Primera División.

— Nada que ver con su primera etapa aquí, con impagos, huelgas, cambios constantes de presidentes...

— Pasaron muchas cosas malas entonces, sí, pero eso es pasado y está olvidado. En el tiempo que llevo aquí todo va perfecto en todos los sentidos. Tenemos un presidente que se encarga de que no haya nada negativo que nos pueda afectar a los profesionales y eso es muy importante.

— ¿A cuánto ha renunciado para volver a casa? Se habló de ofertas para regresar a China, propuestas para seguir en Primera División...

— Tenía varias cosas, es la verdad, pero el proyecto que me puso encima la UD, el equipo de mi casa, para subir a Primera, era un reto al que no podía renunciar y por eso estoy aquí. No me arrepiento de haber vuelto para nada.

— Pesó más el corazón que el dinero...

— Si hubiese sido por dinero, no estaría aquí, me habría ido a otro sitio. Pero estoy seguro de que elegí la mejor opción. Mi familia, mi casa, la UD...

— Ha empezado como un cañón. Seis goles en siete partidos y galones. Exactamente lo que se pretendía con su fichaje...

— Bueno, no esperaba arrancar así, tan bien. Es complicado hacer goles siempre. Pero estoy contento. Hay que seguir.

— ¿Se siente muy vigilado en el campo por ser Rubén Castro?

— Vigilado no, pero todos me conocen, saben lo que puedo hacer. No me siento especial para nada. No me creo más que nadie, soy uno más aquí.

— Pero en este proyecto de la UD, a usted le han asignado un rol estelar. ¿Lo asume así?

— ¿Estrella? No sé. Vine para hacer goles, que es lo que sé. Voy en buena dinámica y es lo que me importa. Ayudar a los compañeros y al equipo. Lo demás no me importa mucho.

— Habla de meter goles. Lleva toda la vida igual. ¿Cuál es su secreto?

— (Ríe) Ojalá lo pudiera decir. Hay que buscarse la vida dentro del área, intuir cómo puede ir todo...

— No es egoísta. Dijo que no le obsesionaba el Pichichi de la categoría siempre y cuando se logre el ascenso.

— Firmo ya no hacer ningún gol más y que logremos el ascenso. Pero sí es verdad que a mayor número de goles que pueda hacer yo u otro compañero se sumarán más puntos. El equipo siempre por encima de todo. Para los delanteros siempre es importante hacer goles y si acabo como máximo goleador de la categoría y eso implica el ascenso del equipo, desde luego que seré muy feliz. Pero, repito, lo importante es el colectivo.

— ¿Qué sensaciones le está dando la UD?

— Buenas. Hasta el sábado pasado no habíamos perdido un partido y la dinámica creo que, en general, es positiva. Tenemos mucha gente nueva también y estamos en proceso de conjuntarnos todos. Pero creo que vamos en buen camino.

— ¿Qué le pide el entrenador?

— Que trabaje y meta goles. Yo trato de devolverle la confianza en cada partido.

— Menciona el trabajo. Porque también se le ve correr, presionar, ayudar en defensa...

— Todos tenemos que hacerlo. Ayudarnos y apoyarnos. En el campo estamos solos y si no nos ayudamos los compañeros...

— Con la experiencia que le da tener varios ascensos a Primera, ¿es optimista con lo que ve?

— Para eso vine. Es un buen proyecto y confío muchísimo en este equipo. Si hacemos lo que tenemos que hacer, vamos a subir. La temporada será dura y larga, pero tenemos que confiar en nosotros mismos. Esta categoría es muy igualada en la que cuesta ganar los partidos. Tenemos que ir semana a semana.

— Factor ambiental. Ha sido acogido muy bien por una afición que antes, cuando volvió a Gran Canaria con otra camiseta, le pitó.

— Yo entiendo a todos. La gente paga y es libre de pitar, aplaudir... No le doy importancia a eso. Siempre he dado todo por esta camiseta y sabía que si volvía, la afición iba a estar conmigo y con el equipo y eso es lo que está pasando. Comprendo que se dieran algunas dudas con mi vuelta, pero mi trabajo está ahí. Ojalá le podamos brindar a todos una alegría en junio. Con mis más y mis menos con la afición, siempre me he sentido querido. De lo contrario, no hubiese vuelto.

— Ante el Málaga, 20.000 en la grada. Vaya lujo en Segunda División...

— Con ellos todo va a ser más fácil. Frente al Málaga se vivió un ambiente muy bonito y ojalá que frente al Alcorcón, que es nuestro próximo partido en casa, podamos tener el mismo aliento. Para nosotros es muy importante notar a nuestra gente, nos motiva y ayuda.

— A sus 37 años está a un nivel top. Dijo que no tenía secretos para los goles. ¿Y para esto?

— Cada año que pasa hay que cuidarse más. Para mí la clave es el entrenamiento, el no perderte nunca una sesión. Por mucho que te duela algo o sientas molestias, hay que estar ahí. En los últimos años, salvo cuando he tenido una lesión, siempre he estado en el trabajo diario con los compañeros. Es fundamental.

— Firmó dos temporadas y otra opcional. Si cumple su contrato se retiraría aquí con 40 años...

— Cada día que me levanto tengo una ilusión tremenda por entrenar y superarme. Puede parecer que no es normal a esta edad, pero en mi caso es así. Tengo ganas de seguir disfrutando con mi trabajo.

— ¿Qué significaría en su carrera un ascenso a Primera con la UD? Porque aquí vivió dos descensos...

—Es lo que me falta.Tengo muchas cosas pendientes aquí porque con la UD no conseguí un ascenso. Ya me toca.