Pepe Mel nunca ha ganado en la jornada inaugural del campeonato con la UD Las Palmas. / COBER

Mel quiere que a la tercera sea la vencida en sus estrenos ligueros al frente de la UD

Perdió en los dos arranques anteriores (2019 y 2020) y el domingo, ante el Valladolid, espera revertir esa mala tendencia

I. S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

El primer reto para Pepe Mel, en el inicio liguero que aguarda a la UD el próximo domingo ante el Valladolid en el Gran Canaria (21.00 horas), pasa por romper la mala tradición que acumula cada vez que arranca el campeonato al frente de Las Palmas . Será la tercera vez que lo haga y en las dos anteriores (2019 y 2020) siempre se ha dado el mismo signo: derrota. Huesca en casa (0-1) y Leganés en Butarque (1-0) componen esta secuencia con el madrileño en el banquillo. Aunque el torneo de la regularidad es una carrera de fondo, comenzar con buen paso siempre puede marcar tendencia.

De hecho, en el caso propio, estos dos antecedentes inmediatos perdiendo en la puesta de largo tuvo sus consecuencias porque en la primera ocasión el primer triunfo no llegó hasta la sexta jornada (1-0 al Sporting con el histórico gol de Pedri que lo convirtió en el jugador más joven de la historia del club en anotar) y, ya en el curso pasado no hubo victoria hasta la cuarta fecha.

Situaciones, una y otra, que lastraron clasificatoriamente a la UD por un inicio tan irregular por mucho que hubiese tiempo suficiente para maniobrar en otra dirección, ya que los equipos del pelotón de cabeza adquirieron una distancia que, en algunos casos, terminó resultando determinante en la clasificación final del calendario.

Mel sabe que a nivel psicológico dar el paso inaugural con el respaldo de los resultados dispararía la salud anímica del grupo, ya de por sí muy focalizado mentalmente para afrontar lo que viene. E imponerse al Valladolid tendría un valor añadido al de dar un simple primer impulso.