Jonathan Viera, pletórico, junto a Benito, Sandro y Lemos, en el momento del penalti. / COBER SERVICIOS AUDIOVISUALES

La primera gran exhibición de Viera

El capitán de la UD volvió a ser el mejor del equipo dando una asistencia y marcando desde los once metros. Una vez más, fue diferencial y lideró al resto

Iván Martín Chacón
IVÁN MARTÍN CHACÓN Las Palmas de Gran Canaria

El pasado lunes llegó la primera gran exhibición de Jonathan Viera de las muchas que espera la parroquia amarilla. El Mago de La Feria empezó como un tiro desde la pretemporada, siendo determinante en las victorias del equipo en tierras andaluzas.

Que Las Palmas lleve 18 partidos sin perder (sin contar el playoff) no es tarea de un solo jugador, pero bien es cierto que tener a alguien tan determinante y diferencial en la parcela ofensiva como Viera mejora a cualquier equipo. Es un baluarte para cualquier técnico y bien que lo sabe García Pimienta.

Sin embargo, en la jornada inaugural se lesionó. Al recuperarse, se encontró un equipo que respondió sin él, goleando al Málaga (0-4), venciendo al Andorra (2-0) y empatando a domicilio ante el Alavés (1-1). Se reincorporó ante el Leganés en el estadio de Gran Canaria en la quinta jornada. Pimienta lo ingresó en el terreno de juego en los minutos finales para darle rodaje, en palabras del entrenador, «tenemos un plan con Viera». Luego, en Santander, volvió a ser titular jugando los noventa minutos ante el Racing.

Ya este lunes, volvió a rendir a su mejor nivel. Presente en todas las parcelas, viniendo a recibir desde muy atrás, corriendo, llevando la batuta en el centro del campo y tirando del carro.

A raíz de ahí, llegaría el primer gol de la UD, con su desborde habitual de fuera hacia dentro para finalizar con un pase milimétrico a Enzo, que sólo tuvo que controlar y marcar. Poco después él mismo se encargó de provocar un penalti a favor, en el que, asumiendo responsabilidad, fue el encargado de convertirlo ante su excompañero Raúl Fernández.

Es un jugador sin límites. A sus 32 años el capitán representa a una isla, a una ciudad y a un equipo y podría decirse que hasta a un estilo de juego. Viera, a la espera de la recuperación de su hermano Vitolo, es la estrella de una UD que ahora mismo se sitúa como líder y como el segundo equipo máximo goleador y el segundo menos goleado de la categoría.

A la afición le daría una alegría inmensa si el 21 cumple con su sueño al finalizar la temporada: ascender por segunda vez a Primera División con el equipo de su tierra. Y, de momento, pinta bien.