Borrar
Kirian festeja su tanto en Mendizorroza seguido de cerca por Marc Cardona. Efe
Pichichi Kirian Rodríguez

Pichichi Kirian Rodríguez

Fútbol ·

El tinerfeño deja un sello estelar en su liderazgo en la UD, destronado Viera, y sobresaliendo como ningún otro en la faceta anotadora

Ignacio S. Acedo

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 10 de diciembre 2023, 13:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Hace poco más de un año, Kirian Rodríguez era noticia por haber finalizado su ciclo de quimioterapia en la batalla que libraba contra el cáncer. Entonces, las certezas que hoy le alumbran eran utópicas: ni la UD tenía plaza con los mejores del país en Primera División, pues su ascenso estaba por venir, y tampoco era imaginable que el mediocentro tinerfeño, ya recuperada la normalidad en su profesión, estuviese sobresaliendo como ahora hasta el punto de ser el referente y líder del equipo en la máxima categoría.

Doce meses después de que el propio Kirian colgara una foto suya rodeado de familiares, con su compañero Benito como uno más de su círculo íntimo, y todavía con secuelas visibles del agresivo tratamiento hospitalario que requirió, su realidad se escribe en términos superlativos por un rendimiento absolutamente estelar. Visible al resto del país con sus actuaciones al frente de la UD, ha asumido las exigencias del brazalete con matrícula de honor. Destronado Jonathan Viera, todo gravita sobre él y con resultados que saltan a la vista. La UD juega bien y gana frecuentemente, que no es cualquier cosa en este escenario y más para equipos recién ascendidos.

Tres goles, todos desde fuera del área, con una factura similar, soltando la derecha con precisión y potencia, siempre cruciales en triunfos (1-0 al Granada, 2-1 al Atlético de Madrid y el 0-1 de Mendizorroza del pasado sábado), le convierten a día de hoy en el máximo realizador del equipo. Sin tener la exigencia de los delanteros a la hora de facturar en el área contraria, García Pimienta, como anteriormente ya hizo Pepe Mel, siempre le ha insistido en que ensaye el disparo cada vez que pueda armar el remate a media y larga distancia. Y Kirian, que antes no se esmeraba como ahora, comienza a ser prolijo en este arte. A la vista del botín que lleva, es de esperar que continúe enriqueciendo su repertorio y amplíe la cosecha.

La mejor marca goleadora de Kirian está en los cinco tantos que firmó en la campaña 2021-22, incluyendo uno de cabeza al Oviedo, una excentricidad en un jugador de su corte y que ya antes también se apuntó en otro choque en la categoría de plata ante el Extremadura. Él mismo bromeaba a propósito de destacarse en marcar como no le era propio por condiciones ni cualidades, teniendo como tiene un cañón en su pierna buena.

Con diciembre recién estrenado, ya son tres las dianas que figuran en su haber. Y con el grado de confianza adquirido a golpe de envíos a la red, nadie duda de que van a caer más.Cada vez que se sitúa en la frontal, bien en llegada o en ataque en estático, los compañeros ya saben que pueden buscarle con la garantía de que puede filtrar un buen pase o, sin más preámbulos, pegarle con toda la intención y potencia. Un todocampista con capacidad para eso y más.

El alma del vestuario

El papel de Kirian en esta UD emergente no se limita a guiar con maestría al resto o poner la rúbrica a goles trascendentes, que ya es. Futbolista amante de su oficio, disfruta de un momento crepuscular siendo ejemplo en cada entrenamiento, en cada gesto. En Mendizorroza, sin ir más lejos, fue el primero en animar a sus compañeros a que finalizaran la celebración sobre el césped al percatarse de que los aficionados locales se empezaban a soliviantar. Integrador de canteranos y de todos los que llegan, a él, que nadie le ha regalado nada, y menos una vida que le llevó al límite con esa enfermedad a la que ha vencido, luce como un diamante en toda su extensión.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios