Moleiro y Pejiño celebran el gol del aldeano. / cober

Pepe Mel recupera guerreros para la causa: Kirian y Benito están de vuelta

Ante las importantes bajas que acumula el equipo, la segunda unidad de Las Palmas da un paso al frente y aprovecha los minutos

Kevin Fontecha
KEVIN FONTECHA Las Palmas de Gran Canaria

La segunda unidad respondió, Las Palmas espantó fantasmas y Pepe Mel volvió a sonreír. El triunfo revitalizador de la UD ante el colista Alcorcón, con goleada y tranquilidad incluida, deja varios nombres propios y también recupera la dinámica y las sensaciones positivas. Porque los amarillos no acusaron las bajas de Jonathan Viera y Adalberto Peñaranda. Kirian, Benito y Clau Mendes, estos dos últimos entraron en la segunda mitad, aprovecharon sus minutos y justifican la oportunidad del técnico.

Kirian Rodríguez fue el encargado de suplir a Jonathan Viera, que hasta finales de año no podrá volver a vestirse de corto debido a la fractura de dedo que sufrió en el derbi. Y el tinerfeño estuvo francamente bien, siendo el primer hombre en ir a la presión y dando siempre continuidad al juego de la UD. Hasta incluso acarició su gol, pero su disparo salió muy flojo y el guardameta del Alcorcón, Jiménez, detuvo sin muchos apuros. Luego, cuando fue sustituido, se llevó incluso la ovación de la grada en una reconciliación tremenda de Kirian consigo mismo. Porque necesitaba minutos de calidad para demostrar que nunca se fue.

Algo parecido pasó con Benito Ramírez. El aldeano, defenestrado en el banquillo después de una tarde nefasta en Miranda de Ebro en la derrota de la UD contra el Mirandés, salió en la segunda mitad para que Pejiño descansara. Lo hizo como extremo izquierdo, posición en la que creció desde los filiales y en la que llamó la atención de los de arriba. Y Benito estuvo soberbio. No solo fue el gol que anotó y con el que encontró la liberación absoluta, sino que fue un puñal por el costado izquierdo y mezcló bien con Sergi Cardona, que ahora es el titular en el lateral. Jesé sabía de la importancia de ese tanto para el jugador de banda y fue el primero en ir a abrazarlo y felicitarlo. Se sacudió la ansiedad. Y lo necesitaba como nadie.

Otro que también llamó la atención fue Clau. Cierto es que el choque ya estaba decidido y que entró con el Alcorcón abierto en canal, con uno menos y tres goles por detrás en el marcador. Pero aportó ganas, velocidad, mordiente y descaro. Hasta anotó un buen tanto que desde el VAR corrigieron por supuesto juego peligroso. Jiménez también le sacó alguna que otra ocasión. Sin Peñaranda durante casi dos meses, Las Palmas solo tiene a Clau como futbolista con zancada para cambiar el chip de algún partido. Mel lo sabe y el pasado domingo lo dejó claro. También necesitaba recuperar al conejero.

Con todo, ahora vienen dos salidas fuera de casa en la que Las Palmas debe mejorar sus números si quiere mantenerse en la zona de playoffs de ascenso. No sabe lo que es ganar aún el conjunto de Mel este curso lejos del Gran Canaria y el técnico necesita que todos sus futbolistas estén al cien por cien físicamente. Y si no hay sorpresas o desgracias de última hora, solo causarán baja los que ahora mismo están en la enfermería: Viera, Sergio Ruiz y Peñaranda.