«¿Pedri? El romanticismo ya no existe»

Miguel Ángel Ramírez subraya que la UD «está sujeta a la oferta y la demanda» además de priorizar la estabilidad económica a otros criterios, lo que le aboca a tener en el mercado a sus mejores valores.

I. S. ACEDO / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Pedri y su futuro centran la actualidad de la UD. La irrupción del Barcelona con una oferta que encaja con lo que busca el club (5 millones de euros, cesión hasta junio y bonus por rendimiento y partidos que juegue tanto aquí como con la camiseta azulgrana) tienen a la directiva pensando en si aceptar el trato, estirar más la espera o arriesgarse a no vender a su joya con el peligro de que pueda perder el valor que ahora sí tiene. Así lo reconoció abiertamente Miguel Ángel Ramírez cuando tuvo que abordar lo que se está cociendo con el atacante tinerfeño, convertido ahora en la bandera del proyecto por edad, proyección y talento. El presidente de la UD no esconde la disyuntiva, el bendito problema que hay sobre la mesa con un juvenil que con dos partidos oficiales y mes y medio de pertenencia a la plantilla profesional ya tiene a los mejores escudos de Europa marcándole de cerca.

«Estamos viviendo una situación anormal con un juvenil. Las buenas sensaciones que dio durante la pretemporada despertaron el interés de clubes nacionales e internacionales. Tenemos ofertas por el jugador y las estamos valorando. No tenemos prisa», expuso antes de de admitir que el mercantilismo manda. «El fútbol de hoy no es el de antes. Priorizamos estar dentro del control económico y sabemos que lo haremos con una plantilla competitiva para luchar por nuestro objetivo de la permanencia. A partir del próximo lunes veremos cómo queda la plantilla. Entendemos que no es necesario vender a Pedri por problemas económicos, pero valoramos las ofertas que tenemos sobre la mesa».

Cuestionado por la posibilidad de retener a Pedri y construir una UD en torno a su figura, el mandatario subrayó los condicionantes que marcan el fútbol contemporáneo y la naturaleza exportadora del club: «La UD Las Palmas está sujeta a la oferta y la demanda. La parte romántica de mantener a una figura joven se eliminó cuando se quitó el derecho de retención. Ya no hay romanticismo. Hay mucha diferencia entre lo que le puede pagar la UD Las Palmas a un jugador y lo que le puede pagar el resto. Tenemos un jugador de 16 años y tenemos que decidir lo que hacemos. Nos arriesgamos a que lo que hoy valga X y mañana valga cero por cuestiones ajenas a él como lesiones o circunstancias personales. No sería el primer jugador que se devalúe. Tiene un futuro impresionante pero tenemos que decidir. Podemos llegar a un buen acuerdo manteniendo un porcentaje de venta del futbolista para futuras ventas. Si lo vendemos es porque entendemos que es lo mejor para la UD Las Palmas. Seguiremos viendo todo», zanjó Ramírez.

Tal y como expresó, la posibilidad de una transferencia es algo que está sobre la mesa y más considerando que la propuesta del Barcelona, la más firme en estos momentos, tiene fecha de caducidad. Desde el Nou Camp han instado a la UD a que se posicione antes del lunes y aunque Ramírez y sus ejecutivos no se van a precipitar, saben que deben apremiarse por la vigencia descrita en la documentación recibida.

Es inevitable reconocer cierta división de opiniones, desde las que promueven asegurarse una cantidad de dinero ahora de enorme importancia, aunque desde la dirigencia se insista en que no es vital para el futuro a corto plazo, hasta las que abogan por apretar más al Barça y exigir una mayor cuantía al existir competencia por otros clubes que están dispuestos a entrar en la puja. El desenlace es inminente y la expectación crece de manera proporcional. Pedro ha pasado de meritorio a codiciado...Sin hacer cumplido los 17 años.