Fútbol: Segunda División

Obligados a romper la maldición a domicilio

20/12/2018

No hay margen de error. Las Palmas tiene que ganar sí o sí en Córdoba mañana para reengancharse a la pelea por el ascenso. Solo ha logrado una victoria a domicilio esta temporada, y tres en las últimas tres campañas.

Un rendimiento paupérrimo fuera de casa que tiene que cambiar si aspira a seguir soñando con Primera. La esperanza está en agarrarse a los brotes verdes que dejó el derbi y, aunque no se ganó, utilizarlo como punto de inflexión para el despegue definitivo.

Con consideración de final. La pésima racha de ocho partidos sin ganar convierte el encuentro de mañana ante el Córdoba de Aythami Artiles en decisivo. Porque aunque los objetivos se hayan cambiado y ahora se vean los Playoffs un premio honorable, la dificultad tras tanto tiempo sin conocer la victoria se ha cuadriplicado. Las Palmas marcha décimo, a solo cinco puntos del Cádiz (sexto), pero con Sporting, Mallorca y Osasuna también por delante, no existe más margen de error. Por ello al conjunto de Paco Herrera no le queda otra que acabar con su maldición a domicilio.

Las Palmas solo ha conseguido una victoria fuera este curso, y en las tres últimas temporadas lleva únicamente tres triunfos a domicilio

Esta temporada el representativo solo ha logrado un triunfo fuera del Gran Canaria. Ocurrió hace ya más de tres meses, el 16 de septiembre frente al Extremadura (1-2 en el Francisco de la Hera). Era la sexta jornada y, desde entonces, un vacío. El balance total a domicilio es el de una victoria, tres empates y cuatro derrotas. Es decir, seis puntos de 24 posibles. Números claramente insuficientes para un equipo que aspira a regresar a la élite.

Y choca todavía más los ocho goles recibidos en las dos últimas salidas. Cuatro en Cádiz y otros cuatro en Lugo. Y esos han llegado con Herrera al mando, un entrenador que aun no sabe lo que es ganar en su vuelta a la Unión Deportiva después de cuatro encuentros, y que se ha llevado dos goleadas en los dos compromisos que ha tenido de visitante. No se está teniendo la reacción que se esperaba con la llegada del técnico catalán. Más bien todo lo contrario. Y la de mañana se ve como una ocasión ideal para alejar, de una vez por todas, los fantasmas.

Y lo es porque enfrente no habrá ningún miura. Solo un Córdoba que ya el curso pasado se salvó de milagro de las garras de la Segunda B y que esta temporada parece que va a tener que pasar por otra odisea para volver a salvarse. No en vano, el conjunto andaluz marcha penúltimo, lleva siete jornadas sin ganar y solo ha sumado dos victorias en 18 partidos. Sería un cante que contra Las Palmas lograse la tercera.

Un mal crónico.

Un caramelito para empezar a cambiar una mala dinámica a domicilio que últimamente se ha convertido en un sello de la Unión Deportiva. Contando con esta campaña, el representativo va a un triunfo por temporada fuera de casa. Y siempre conquistadas al principio. Este curso, el mencionado frente al Extremadura en la sexta jornada. La pasada temporada, venciendo en La Rosaleda en la tercera semana de competición. Mientras que en la 2016-17, solo ganó lejos de la isla en su debut en la Liga frente al Valencia en Mestalla. En resumen, tres victorias en 46 partidos en los últimos tres años que evidencian un mal crónico que exige urgente solución.