Moleiro,con varios aficionados de la UD en el Gran Canaria. / c7

Fin al culebrón: Moleiro renueva con la UD por cuatro temporadas

Se quedará hasta 2026 tras anunciarse en la noche de este lunes el pacto que lima todas las asperezas anteriores. Su cláusula: 30 kilos

Ignacio s. acedo
IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

Hay Alberto Moleiro en la UD hasta 2026, luego de que el club anunciara anoche, a las 21.40 horas, el acuerdo de renovación con el atacante tinerfeño, con quien mantuvo discrepancias durante largo tiempo y con distanciamientos que llegaron a amenazar con una ruptura total. Porque aunque el final fue feliz y asegura un valor patrimonial indudable para los intereses de la entidad, tanto deportivos, por su proyección, como económicos, por su cotización, lo cierto es que las negociaciones resultaron arduas y no siempre sencillas.

El futbolista no accedió hasta anoche al pacto para regularizar su situación luego de que el club le comunicara, y en varias ocasiones, que había ejercido el derecho preferencial para renovarle con el aumento consiguiente de su cláusula de rescisión. Moleiro, asesorado por Olaf Bonales, su agente, tuvo la tentación de explorar otras opciones fuera de la entidad y en Pío XII llegaron a temer que no habría vuelta atrás, aunque siempre desde la seguridad de que tenían la situación bajo control por la cláusula unilateral que le asistía.

Incluso sobrevoló la advertencia de que el atacante no estaba dispuesto a quedarse cedido un año más en caso de ser transferido, en contraste con lo sucedido en 2019 con Pedri, quien, luego de ser vendido al Barcelona, completó el curso 2019-20 a las órdenes de Pepe Mel. Por fortuna, quedó todo en más ruido que otra cosa a la luz del desenlace.

Miguel Ángel Ramírez tuvo cintura para manejar la situación y, receptivo siempre a limar asperezas, tendió un puente de entendimiento con Moleiro que terminó resultando providencial.

Y los hechos son los que son: en virtud del anuncio oficial, Alberto Moleiro continuará ligado a la entidad las próximas cuatro temporadas tras la ampliación de su vinculación con el equipo amarillo de 30 millones en Segunda División y de 60 millones en Primera División. De momento no hay oferta en firme por sus servicios, pese a que el interés del Barcelona ha sido y es sólido, tal y como ha venido informando este periódico. Pero, por si se pasa del sondeo a la acción, el precio es el que es, y, por mucho que la UD acceda a negociar por menos, los parámetros financieros ya establecidos dan una posición de fuerza considerable que hasta hace poco estaba en el aire.

Al futbolista le quedaba un año de contrato y con esta nueva vinculación se amplía a cuatro su ciclo comprometido. La semana pasada fue el primero en someterse a los reconocimientos médicos y dar visibilidad a la nueva ropa de entrenamiento. Entonces todavía quedaban muchos cabos por atar, como así se ha venido reconociendo por un conflicto de intereses que ha ido perdiendo fuerza hasta desembocar en el pacto ansiado.

En su primera campaña en Segunda, Moleiro disputó 2.112 minutos en 38 partidos de Liga (35), promoción de ascenso (2) y Copa del Rey (1), materializando tres goles. Fue, además, internacional sub-19.

«Puedo garantizar que Moleiro estará la campaña que viene en la UD», dijo el pasado 9 de junio el presidente Miguel Ángel Ramírez. Y ha cumplido.