Borrar
Loiodice y Ferigra, en tareas defensivas. cober
«Miro al balón, miro al delantero y siempre lo toco»

«Miro al balón, miro al delantero y siempre lo toco»

La derrama de consejos defensivos de Pepe Mel, una constante en esta pretemporada, sigue marcando las sesiones preparatorias

IGNACIO S. ACEDO

Las Palmas de Gran canaria.

Miércoles, 4 de agosto 2021, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Pepe Mel sigue, incansable, ajustando piezas y mecanismos en el sistema defensivo que planea utilizar a lo largo de la temporada. Con independencias de si recurre a tres centrales o acaba optando por una línea de cuatro, ya avisó de que su intención es la de alternar según convenga, el técnico no negocia con la implicación de todos en esta tarea, así como en la necesidad de adquirir una disciplina táctica y pautas grupales de ayudas y coberturas. Desde que arrancó la pretemporada se le ha visto especialmente sensibilizado con el achique, en la concentración de Marbella fue asunto proritario y materia de encendidas broncas, y, ya de vuelta casa, ahí percute Mel, y consciente de que si sus muchachos de aplican como quiere, y dada la calidad ofensiva que hay, se habrá avanzado de manera sustancial en la consecución de los objetivos propuestos.

Ayer, en la sesión matinal que permitió la presencia de medios de comunicación, la actividad contempló la división en dos grupos de los jugadores, y con trabajo en los campos Ernesto Aparicio y David García de manera simultánea, para que Mel, por un lado, y el preparador físico David Gómez y Ángel López, por el otro, tutelaran de una manera más específica a cada uno. Eso sí, el entrenador fue el encargado, como no podía ser menos, de dejarse oír en lo relacionado a sus objetivos específicos y que volvieron a girar en la fórmula para cobijar el área propia.

Con dos líneas de cuatro diferentes, con Lemos, Navas, Ferigra y Benito por un lado, cuarteto con mucha pinta de ser el elegido para el debut liguero, y Ale Díez, Álex Suárez, Eric Curbelo y Cardona por otro, Mel programó distintos ejercicios de ataque estático en los que ordenó centros por ambas bandas y analizó el comportamiento de laterales, centrales y pivotes a la hora de contrarrestar las acometidas. Varias veces paró el balón y alzó la voz con afán didáctico y dejando muy claras sus consignas. «Hay que seguir las tres reglas: miro al balón, miro al delantero y, además, lo toco, para no perder la referencia», insistía. Otra de sus obsesiones, la de una colocación adecuada, también polarizó parte de sus reflexiones en voz alta. «A la altura de los palos, con el punto de penalti en el medio», pedía a los centrales, al tiempo que a los carrileros les instruía para que indujeran a malos centros a los interiores con la posición corporal adecuada. Anticiparse al rematador («Ferigra, tienes que poner el cuerpo», le instó en una acción en la que Jesé le ganó la posición) tampoco lo pasó por alto, así como evitar las segundas jugadas tras despeje. Las transiciones rápidas y las finalizaciones a la red quedaron para ojos de sus auxiliares.

Sergio Ruiz ya toca balón

La jornada dejó otras imágenes de carácter positivo: Sadiku evidenció buen tono físico y disponibilidad inmediata, mientras que Sergio Ruiz se calzó las botas, corrió y hasta participó en algunas maniobras con sus compañeros, balón de por medio. El cántabro va a más sin parar.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios