Fútbol / UD Las Palmas

Manuel Pablo: «Lo del sábado en Riazor es un drama»

14/03/2018

Triunfó con las camisetas de la UD y del Deportivo. Por eso sufre con la situación de unos y otros, que ahora rivalizarán en un partido a vida o muerte

—Vaya partido que viene en Riazor, con el Deportivo y la UD, sus dos equipos del alma, en puestos de descenso y protagonizando una lucha a vida o muerte.

— Es un drama lo que vamos a ver porque los dos equipos están en una situación muy complicada. Parece que el descenso ya se ha quedado para cuatro equipos, aunque el Málaga se ha quedado un poco descolgado, y que todo se va a reducir a pelear contra el Levante por la plaza de salvación. Desgraciadamente Deportivo y UD están ahí metidos de lleno y será complicado que escapen los dos, como sería mi deseo. Es una situación muy desagradable, porque avanzan las jornadas y todo se sigue complicando.

—El Deportivo ha tenido ya tres entrenadores, la UD cuatro...

— Todo está saliendo mal y los cambios de entrenador tampoco parece que hayan dado efecto. Aquí se está sufriendo mucho por el Deportivo, hay nervios y tensión, la afición lleva varias temporadas al límite. Y en Gran Canaria, por lo que me cuentan familiares y amigos, esta campaña está pasando lo mismo. Empiezas la temporada mal, no reaccionas, se descuelgan equipos por arriba, llegan las prisas, no te sale nada... Así es el fútbol. Y pasa lo de siempre, cambias de entrenador pensando que será la solución y no siempre es así. Por lo menos en el Deportivo y la UD no ha servido para salir de abajo.

Manuel Pablo: «Lo del sábado en Riazor es un drama»

—¿Qué ambiente habrá en el estadio?

— La gente irá porque siempre ha estado con el equipo. El Deportivo tiene una gran afición, sufridora y fiel. Como la afición de la UD. Mientras las matemáticas no digan lo contrario, hay que seguir peleando. Está difícil, pero quedan partidos y puntos. Hay una mezcla de esperanza y desilusión. Esperanza porque se puede. Desilusión porque hace mucho tiempo que no se gana y es inevitable pensar que te puedes ir a Segunda División.

—¿Qué partido prevé?

— Ningún equipo está bien, por lo que los nervios van a ser inevitables. Se juegan muchísimo, son rivales directos, ya estamos en el tramo final de la temporada, el que pierda se va a complicar muchísimo la vida y el empate tampoco serviría de mucho... ¿Qué más se puede decir? Los dos saldrán a ganar y pienso que el que logre imponer su juego, y no salga a depender de lo que haga el otro, tendrá más opciones. Va a estar muy igualado.

—¿Corazón dividido?

— Lo que yo quiero, que es que se salven los dos, está muy complicado. Ojalá empataran y ése punto, al final, les valiera para seguir y verse las caras la próxima temporada en Primera. Pero eso no parece muy posible.

— Sus obligaciones como entrenador en prácticas, ahora en el Fabril, el filial del Deportivo, le van a impedir estar en el estadio. Vaya faena...

— El partido me va a pillar camino de Guijuelo (Salamanca), que es donde juega el Fabril. Es una pena no poder estar en Riazor, pero estaré informado del partido. Lo seguiré como pueda, por la radio, la televisión, internet... Ya me buscaré la vida durante el trayecto con el Fabril.

«La UD tiene altibajos, no termina de ajustarse en la defensa»

—¿Cómo ve a la UD desde la distancia?

— Desde que entró Paco Jémez, ha tenido altibajos. Me gustó cómo jugó ante Barcelona o Celta, aunque no ganara. Pero en defensa sigue sufriendo mucho. Cuando te metes abajo todo se hace muy difícil y necesitas ajustar bien en defensa, no encajar y más si te cuesta hacer goles. Y eso no lo ha solucionado y sigue recibiendo goles.

—¿Le duele que, como el Deportivo, pueda perder la categoría?

— Por supuesto. Creo que tanto UD como Deportivo tienen su sitio en Primera División. Será muy duro no seguir en la máxima categoría para el club que no pueda mantenerse por todo lo que eso conlleva.