Las Palmas golea al son de Rubén (4-0)

07/09/2018

El delantero grancanario, con dos dianas, junto con Timor y Lemos, firman el triunfo ante el Nástic, lo que le permite remontar el vuelo en la liga ante un rival que se hunde una semana más en zona de descenso (4-0).

Tras desempolvar la artillería en una segunda parte más que contundente, la Unión Deportiva Las Palmas consigue remontar el vuelo en la liga con un contundente triunfo ante el Nástic, que sigue encallado en la zona de descenso (4-0).

La expulsión de Arzo en el minuto 28 supuso todo un cortocircuito para los catalanes, que en los primeros compases tutearon a los isleños aunque sin suficiente pólvora en vanguardia.

Un excelente gol de Rubén Castro (min. 43) tras pase filtrado de Galarreta permitió dar oxígeno a una Unión Deportiva Las Palmas que había dominado pero con una posesión laxa y epidérmica en la zona de ataque.

Los tarraconenses, bien agazapados en su trinchera, arrancaron el choque con una buena dosis de fútbol vertical, aunque la batuta del encuentro siempre estuvo en manos de los amarillos, con Timor asumiendo los galones en la zona de creación junto con Galarreta y Tana, la UD fue cocinando poco a poco el partido, aunque jugando por momentos con fuego.

Los pupilos de José Antonio Gordillo, ante el jarro de agua fría provocado por el cuarto gol liguero de Rubén, intentó reestructurar su pizarra adelantando el cambio de Mohamed Djetei sustituyendo a Luis Suárez.

En la reanudación, los locales trataron de blindar el resultado tomando la iniciativa, pero ya en el minuto 50, un despeje errático de la zaga estuvo a punto de aprovecharlo Manu del Moral en el área pequeña. Un buen susto originado en un inesperado rebote.

Sin embargo, aquello resultó todo un espejismo. Una nueva incursión amarilla posibilitó una nueva acometida de Timor, que en el 55’ firmó con un disparo lejano el 2-0. El nuevo mariscal de campo mostraba una vez más su pedigrí en un momento decisivo, apagando los ánimos de un encendido rival herido por algunas jugadas más que protestadas en el primer acto.

A partir de ahí, el plantel catalán se fue a la deriva ante las oleadas isleñas, poniendo la puntilla Rubén Castro de cabeza en el 63 (3-0).

Ya en el 71, el lateral Álvaro Lemos puso en evidencia el rodillo canario con un trallazo desde la derecha al que nada pudo hacer el guardameta Bernabé (4-0).