La reactivación pasa por cuatro cambios

28/03/2019

Lemos, Dani Castellano, Fidel y Rafa Mir se perfilan como las novedades en el once de la UD del próximo domingo frente al Elche, en un encuentro sin margen de error y en el que Pepe Mel no quiere excusas: ayer ya aleccionó a sus jugadores de la importancia de no fallar y de emplearse a fondo desde el primer minuto.

Tal y como sucedió la semana pasada, en los preparativos para visitar al Granada, Pepe Mel anda en cavilaciones varias para armar el mejor once posible de la UD. Nuevamente anda condicionado entre lesiones (Blum y Araujo) y sanciones (Timor, De la Bella y Eric Curbelo). Y, al igual que pasó en la anterior convocatoria, la lista se hará sola con las altas que se registrarán y ayudarán a paliar tanta ausencia. Lemos y Fidel ya han cumplido ciclo de amonestaciones y Rafa Mir con sus compromisos internacionales con la selección sub-21. El delantero murciano fue, precisamente, la novedad en la sesión de ayer. Recibido calurosamente por sus compañeros tras una semana lejos de la dinámica del vestuario, Mir apunta, como no podía ser menos, a la formación inicial como uno de los grandes argumentos para propiciar la reactivación del equipo en el frente ofensivo. Tras el gol de bandera que dejó en su actuación con el Mallorca, quiere seguir en racha y acompañará a Rubén Castro en la punta de ataque.

Con Fidel y Maikel por las alas y Peñalba en la zona ancha escoltando a Ruiz de Galarreta, que asumirá galones en la creación, en defensa también los cambios son obligados por las bajas en los laterales. Claro que la profundidad de la plantilla habilita, de manera automática, recambios de garantías, casos de Lemos para la derecha y de Dani Castellano para el carril del tres.

Así pinta la fachada de una UD ya contra las cuerdas, a nueve puntos del sexto clasificado y sabiendo que la única manera de permanecer con opciones pasa por ganar. Todo lo demás equivale a la pala de tierra ya quizás definitiva en las opciones de por sí muy reducidas que hay para protagonizar la escalada.

De ahí que Pepe Mel inste a sus hombres a salir con máxima intensidad y empeño desde el primer minuto para evitar problemas controlables (que el rival se crezca o pueda remontar, como sucedió la última vez en casa) y no controlables, en la terminología de Toni Otero en relación a los arbitrajes.