Fútbol: Segunda División

La confirmación de que se puede

17/03/2019

La UD recibe al Mallorca en un partido clave en la carrera por alcanzar los playoffs. Los de Mel quieren darle continuidad al triunfo en Riazor dejando los tres puntos en casa, donde aún no ha perdido, y ante un rival que le aventaja en cuatro dígitos.

La segunda final de Pepe Mel se presenta apasionante. Por lo que hay en juego, por el ambiente del Gran Canaria, por el rival, por el estado de euforia, por las ilusiones renovadas... «Contra el Mallorca solo nos vale ganar», así de tajante fue el técnico madrileño, quien intenta olvidar la victoria contra el Deportivo y centrarse en el presente. Porque, por mucho mérito que tuviese el triunfo en Riazor, lo cierto es que Las Palmas sigue undécimo y todavía se encuentra muy lejos de su objetivo. El primer paso está dado, pero ahora toca refrendar las buenas sensaciones ante un rival directo y confirmar que este equipo va en serio en su lucha por colarse entre los seis primeros clasificados.

Una semana más de trabajo habrá ayudado a Mel a la hora de reforzar su idea de juego, su sistema del 4-4-2 y los automatismos que intenta implantar en sus futbolistas. Va a contrarreloj a la hora de lograr un equipo que juegue de memoria frente a otros proyectos más consolidados, como el de este Mallorca que Vicente Moreno ha llevado de Segunda B hasta meterlo en la pelea por ascender a Primera División, categoría en la que, por historia, merece estar.

Así que, consciente de que en la pizarra el conjunto bermellón está un paso por delante, el entrenador amarillo apostará por darle continuidad a lo que funcionó la pasada jornada. Solo así se entiende la ausencia de Cala, uno de los capitanes y pesos pesados del vestuario, de la convocatoria. No estuvo el central andaluz en Riazor por acumulación de amarillas, y la veterana pareja isleña formada por Aythami y David García aprovechó su oportunidad. Lo raro es que Mel no haya contado con él, un jugador que ha dado un rendimiento más que notable desde su llegada en verano, ni para el banquillo.

Tampoco está en la lista, como la semana pasada, Dani Castellano, por lo que De la Bella tiene un sitio asegurado en el carril zurdo. La única posición que deja dudas en la defensa es el del lateral derecho, ya que Curbelo, que entró en la segunda mitad contra el Dépor, impresionó a su nuevo técnico y podría ganarle la partida a un Lemos al que no hay que descartar como extremo. Los elogios a Peñalba de Mel en rueda de prensa dan alguna opción al argentino, pero lo más normal es que vuelva a apostar por el doble pivote con Timor y Galarreta. Momo estará en un costado, y por el otro Blum, Fidel y el propio Lemos pelearán por un puesto.

Arriba, Mir parte con ventaja sobre Maikel Mesa para acompañar a Rubén, y Pekhart, que tendrá su gran oportunidad en la siguiente jornada en Granada, volverá a esperar en el banquillo por si se atasca el partido. Habrá que ver si la UD no echa de menos a Araujo. Más le valdrá, porque tendrá que convivir en los próximos meses con la ausencia de la garra y el talento del argentino.

Con esa base tratará el representativo de acercarse a un Mallorca con idénticas ambiciones y escalar posiciones echando un ojo al resto de resultados. Volver a encadenar dos victorias consecutivas por segunda vez y confirmar, delante de su afición, que sí se puede.