Borrar
García Pimienta, entrenador de la UD Las Palmas. Cober
De Girona a Girona: Pimienta se reencuentra en casa con el rival que marcó su destino en la UD

De Girona a Girona: Pimienta se reencuentra en casa con el rival que marcó su destino en la UD

Fútbol ·

Una derrota en marzo de 2022 ante el equipo catalán, y cuando se daba por seguro su cese, acabó en una cena con el presidente para ratificarlo. A partir de ahí y hasta hoy, todo rodado

Ignacio S. Acedo

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 22 de abril 2024, 11:04

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

De Girona a Girona. El destino en el fútbol suele deparar caprichos y coincidencias inverosímiles y ahora va a vivirlas García Pimienta, entrenador de la UD y quien en la próxima jornada tendrá como adversario al que, quizás, le debe todo lo que ha hecho al frente del equipo. El conjunto catalán pudo depararle el finiquito recién llegado al club, en la temporada 2021-22 con el 1-3 cosechado en el Gran Canaria. Curiosamente, esa derrota terminó por fortificar su vínculo tanto con el presidente como con la entidad. Y, a partir de ese momento, la UD voló. Primero firmó un tramo final de aquel curso de récord que le valió para colarse en la promoción de ascenso.

Ni la frustración de caer ante el Tenerife en la primera eliminatoria restó brillo y mérito a una clasificación aplaudidísima y que fue el anticipo de lo que vendría un año después con el regreso a Primera por todo lo alto. Y en la campaña actual, y pese a la mancha de los últimos resultados, el cumplimiento de la permanencia también da lustre al legado del preparador, con su futuro todavía por definir pese a tener contrato hasta 2025.

Por partes. García Pimienta llegó en sustitución de Pepe Mel en enero de 2022 y no tuvo un comienzo fácil. En las siete primeras jornadas en el banquillo únicamente totalizó un triunfo, lo que sembró de dudas el recorrido que podía tener en la UD. Tras debutar con un triste empate en casa frente a la Real Sociedad B (0-2), se ganó en la visita al Cartagena (0-2) y, a partir de ahí, llegaron dos derrotas seguidas, ante Burgos (0-2) y Zaragoza (2-1) y otros dos empates (2-2 con el Lugo en Siete Palmas y 0-0 en la visita al Huesca). Seis puntos de 18 posibles, un tercio justo, no era la mejor tarjeta de presentación y las dudas emergieron con fuerza.

La necesidad de ganar era inequívoca y todo pasaba por doblegar a un Girona que acabaría subiendo. El 12 de marzo de de 2022 era la fecha señalada. Y la cosa no empezó mal. Jesé, con un gol de penalti en el minuto 12, adelantó a Las Palmas y el partido se inclinó claramante para los intereses propios. Se dispusieron de varias ocasiones claras para aumentar la renta y la afición contemplaba con satisfacción el rendimiento de los jugadores y que auguraba alegría aquella tarde. Pero todo se torció de manera fatal en el minuto 37 con la tarjeta roja que vio Rafa Mujica. El atacante, hoy estrella consagrada en Portugal, ya cargaba con una amarilla anterior y, en el intento de una chilena, se llevó por delante al defensa Bueno. Mujica se dio cuenta rápidamente de su error y salió llorando del campo, consciente del daño causado a sus compañeros.

Con uno más, el Girona pasó por encima a la UD y, tras el descanso, liquidó la cuestión con tres goles. Por si fuera poco, Navas también fue expulsado y Rober, agotado los cambios, se lesionó y dejó al equipo con ocho. Del todo a la nada.

Se habló, entonces, de la liquidación del proyecto de Pimienta. «El vestuario parece un entierro», dijo el técnico a la conclusión del encuentro, ilustrando, de esa manera, la terrible decepción que tocó encajar. Con todo, añadió que no se sentía «cuestionado» pora la falta de resultados positivos.

Esa misma noche, recibió la llamada del presidente y quedaron emplazados para compartir cena. Los indicativos no podían ser peores ante los rumores que hablaban abiertamiente de que sería despedido. Pero ocurrió exactamente lo contrario. Ramírez reforzó a Pimienta y, como se desvelaría con el paso del tiempo, fue una conversación que le empoderó más que nunca.

Apoyo providencial

«Hubo un día clave que fue la derrota del Girona, que fue muy dura por cómo había ido el partido, en muchas fases fuimos superiores al Girona. Cuando acabó y nos llevamos la decepción de la derrota, desapareció por un lado el Miguel Ángel Ramírez presidente y apareció la persona. Le dijo a Luis Helguera: 'Trae al míster a cenar que tiene estar jodido, que tiene que estar solo en casa' y nos fuimos a cenar con un grupo de amigos, me mostró su confianza, hablamos muy poquito de fútbol, me dijo que estuviera tranquilo que iba a ir la cosa muy bien y que confiaba en mi tranquilamente. Eso a mí me dio muchísima tranquilidad y seguridad en lo que estábamos haciendo. Agradezco muchísimo aquel gesto que tuvo conmigo«, recordó el técnico.

Desde entonces, jamás ha estado en cuestión la posición de fuerza de García Pimienta en su cargo. Incluso se le renovó el pasado verano por la vía de urgencia cuando parecía que no se iba a quedar. Ahora, con la UD necesitada como nunca de un triunfo para serenar aguas, regresa el Girona al Gran Canaria en lo que se lee como una suerte de amuleto del entrenador. No vale el resultado del precedente. Pero sí todo lo que trajo después.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios