Pepe Mel da indicaciones a sus jugadores durante una sesión de entrenamiento. / UD LAS PALMAS

Mel y los gajes del oficio : «Cuando un entrenador está mucho tiempo en un sitio, su discurso cansa»

Al técnico no le coge de sorpresa el clima de cierta melancolía que ahora invade a la UD por llevar un triunfo en cinco las cinco primeras jornadas

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

No tiene secretos el negocio del fútbol para Pepe Mel, que para eso lleva toda la vida en los campos, luce como el entrenador con más partidos de la categoría y también como uno de los nacionales con mayor predicamento. Así, cuando le hablan de puntos y resultados, ahora en los inicios del tercer proyecto que arranca al frente de la UD, tira de oficio y asume que la carestía de triunfos (solo uno en las primeras cinco jornadas del campeonato) comienza a dar paso a debates que convienen poco para la estabilidad que se necesita. Lo hizo desde un tono sereno y con la resignación que conlleva saber que es inevitable. «Cuando un entrenador está mucho tiempo en un mismo sitio, habitualmente su discurso cansa. Generalmente hay gente que quiere cambios», matizó.

«Soy entrenador profesional y no debo tirar de experiencia o currículo. Sé dónde me manejo. Para mucha gente fue un resultado malo empatar contra el Ibiza, aunque por juego y ocasiones debimos ganar. Parece que en esta categoría no podemos perder... Pero estoy en un club que me deja trabajar y en el que estoy a gusto, con un plantel magnífico de futbolistas. Hemos hecho un buen equipo por la labor del presidente, que luchó mucho por Viera, y también Luis Helguera. Tengo a mi disposición una buena plantilla y, a partir de ahí, intentaré sacar el máximo, el 100% de cada uno de los jugadores», añadió a continuación.

Mel, no obstante, admite que hay que dar un golpe de autoridad lejos del Gran Canaria después de «amagar y no dar» en las salidas precedentes: «Hemos jugado dos partidos fuera de casa. Empatamos sin goles y perdimos el otro 4-2 de forma justa. El segundo gol que nos meten en Anduva la línea estaba mal tirada y es fuera de juego y nos perjudicó que se aplicara ese criterio. Es verdad que tenemos que mejorar fuera de casa como sea. Tenemos que dar la mejor versión y debemos sumar de tres en tres fuera de casa».

Las complicaciones vienen por las bajas confirmadas de Sergio Ruiz («saldrá otro compañero con cualidades diferentes») y Raúl Navas («volver a jugar con tres centrales es una de las opciones») y las características de un Burgos que se crece en su territorio («intensísimo los 90 minutos, que interpreta las contras perfectamente y, además, tiene un balón parado peligrosísimo»). Y no dio lugar a comparativas posibles: «Se parecen a nosotros como un huevo a una castaña». Y sobre Viera, ya con más rodaje tras haber tenido sus primeros minutos en competición, apostilló: «La versión del mejor Viera la esperamos pronto. Cada día mejora, pero está en pretemporada. Los estados de ánimo de los futbolistas los tengo en muy en cuenta. Por ejemplo, la baja de Enzo nos hizo daño en la pasada temporada. Hay que ponerlos en forma, al igual que hacemos con Jonathan. ¿Moleiro? Es una alegría que tenemos».