Fiesta amarilla en el Heliodoro 20 años después

El gol de Kirian Rodríguez rompe la sequía de Las Palmas en Tenerife donde, hasta ayer, sumaba once partidos seguidos sin ganar

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Y veinte años después, hubo fiesta amarilla en el Heliodoro Rodríguez López. El solitario gol de Kirian Rodríguez rompió la sequía de la UD Las Palmas en el coliseo blanquiazul, donde los amarillos no habían podido ganar en sus últimas once visitas.

Mereció la pena esperar tanto tiempo para firmar un triunfo que el equipo de Pepe Mel celebró por todo lo alto. Los tres puntos se vienen a Gran Canaria en su primer duelo del 2022, el año del centenario del CD Tenerife para más señas. Un triunfo, además, que le vale a los grancanarios para seguir al acecho de los puestos altos de la clasificación.

El pasado 22 de diciembre se cumplían esos 20 años del último triunfo de la UD en el verde tinerfeño. Desde aquella noche invernal con goles de Tevenet, Josico y Nacho González, de penalti, todos los enfrentamientos oficiales se habían producido con los representativos en la Segunda División.

Aquel día, primer y único clásico canario hasta ahora jugado allí en la máxima categoría, célebre además porque se produjo un apagón, la UD conquistó una plaza que ya se le ha resistido de manera invariable. Ni siquiera en la campaña del ascenso, la 2014-15, se dio esta opción. Y últimamente, tampoco bastó con situaciones favorables como cobrar ventaja en el marcador, como en mayo de 2019 con el gol de Cedrés, o disponer de superioridad numérica, como se dio en la temporada 2019-20, tras ser expulsado Luis Milla por una dura entrada a Pedri en el minuto 73 y con 0-0 en el marcador.

El derbi de ayer tampoco comenzó bien para la UD. Entre positivo y positivo, Pepe Mel perdía a Pejiño horas antes del encuentro. El jugador gatinano, gafado este curso por las lesiones, no formó finalmente parte de la expedición de Las Palmas, y el preparador madrileño se vio obligado a retocar un poco más su once en uno de los encuentros más marcados en rojo de la temporada por su notable importancia.

Y al final le salió cara. Cinco empates y seis derrotas después llegó el triunfo más esperado en un derbi entretenido, con ocasiones en ambas áreas pero que se decidió con el único gol que subió al marcador de Kirian Rodríguez. El de Candelaria.

«En un derbi solo vale ganar», repite una y otra vez un Pepe Mel especialmente sonriente tras un triunfo que celebró su grupo por todo lo alto en el verde del Heliodoro 20 años después. Fiesta merecida. Y ahora, a por el Almería.