Pejiño celebra uno de sus dos goles. / cober

El delirio de Pejiño y la venganza de la UD

Un doblete del extremo de Barbate destroza al Tenerife en un derbi canario en el que solo hizo acto de presencia Las Palmas

KEVIN FONTECHA Las Palmas de Gran Canaria

Dicen que los dones vienen de cuna. Se nace con ellos. No hay opción para fabricarlos ni adquirirlos. Algunos privilegiados crecen con la sonrisa del que se sabe especial. Como Pejiño, díscolo y diferente a todos los demás. Cuando todos paran, el gaditano arranca. Cuando todos esperan un pase, él lanza un misil. No se puede entender la locura, tampoco tratar de explicar lo que no tiene lógica. El de Barbate comandó la venganza de la UD, con un doblete, en una noche exultante, en la que el Tenerife no fue rival y en la que Andone abultó la cuenta con goleada. Dauda hizo el gol de la honra cuando ya nada más importaba.

Saltó con todo Las Palmas, sin ánimo alguno de ceder algún segundo del cronómetro y con las urgencias propias del que quiere verse siempre vencedor. Se palpó desde el arranque las ganas de revancha de una UD que sucumbió en el pasado playoff de ascenso frente al eterno rival. La afición, dejándose la garganta desde horas antes del inicio de la contienda, empujaba con cánticos y aplausos.

Presentó credenciales desde bien temprano el conjunto de Pimienta, que mordió con una presión asfixiante y que impedía al Tenerife poder dar siquiera tres pases seguidos. En una de esas Moleiro casi ajusticia tras un robo al borde del área, pero se escoró y le temblaron las piernas. A la siguiente no iba a sentir el miedo. Pegado a la banda izquierda, regateó y regateó hasta que pisó línea de fondo y encontró a Viera, que disparó y obligó a Soriano a salvar los muebles. Primer aviso amarillo. Pejiño probaba fortuna también desde fuera. Era una apisonadora Las Palmas.

Pasaban los minutos y todo lo que sucedía era fútbol amarillo. Un auténtico vendaval. Ni rastro del Tenerife, si acaso en los golpes, pues los de Ramis sacaban el látigo a pasear cuando cazaban algún balón dividido. En una de esas, con escuadra y cartabón, se desató la locura. Sergi Cardona filtró dentro del área, pudiendo dejarse caer, y Enzo, con un taconazo de tremenda clase, habilitó el zarpazo de Pejiño. Le pegó con alma, corazón y calidad el de Barbate para adelantar a la UD (1-0) en el 39. Merecido.

Tras el intermedio, la cosa no iba a variar. El acoso y derribo de Las Palmas era abrumador. Mfulu llegaba antes a todos los balones disputados, Loiodice no tenía rival en las medianías, Coco apagaba cualquier inicio de fuego tinerfeño y Pejiño quería seguir con su fiesta particular. No podía el conjunto de Ramis aguantar los envites del extremo andaluz.

Tanto fue así que en uno de los bailes del de Barbate sonó la música celestial. Pidió la pelota Pejiño, y de fuera hacia adentro, sentó a dos defensores y volvió a golpear la bola con cariño y crueldad. No pudo hacer nada Soriano tras el beso del andaluz a la red. Desde su casa. Con un descaro tremebundo, puso tierra de por medio (2-0) en el minuto 57.

Todo lo que vino después fue una fiesta para Las Palmas, que amplió la cuenta y la goleada con el tercer tanto, merced a una gran definición de Florin Andone, gracias a un pase de Enzo Loiodice. Cuando ya nada importaba y en la grada se celebraba con rabia la victoria amarilla, Dauda maquilló el descalabro del Tenerife con un buen remate que no pudo impedir Domínguez (3-1) sobre la bocina.

La UD recuperó plaza de ascenso directo, haciendo méritos y mandando un mensaje claro. Quiere subir por la vía rápida. Y con partidos como el del derbi, el camino da gusto recorrerlo. Acertó Pimienta en su planteamiento, valiente con Pejiño, voló Las Palmas sin frenos.

3 UD Las Palmas

Álex Domínguez; Álex Suárez, Saúl Coco (Sidnei, min. 84), Eric Curbelo, Sergi Cardona; Loiodice, Mfulu, Jonathan Viera; Pejiño (Marvin, min. 60), Marc Cardona (Andone, min. 61) y Moleiro (Fabio, min. 71).

1 CD Tenerife

Juan Soriano; Aitor Buñuel, Carlos Ruiz (Sipcic, min. 46), Sergio González, Mellot; Teto, Aitor Sanz (José Ángel, min. 64), Javi Alonso, Waldo Rubio (Mo Dauda, min. 71); Elady (Shashoua, min. 76) y Enric Gallego (Iván Romero, min. 64).

  • Goles: 1-0, min. 39: Pejiño. 2-0, min. 57: Pejiño. 3-0, min. 89: Andone. 3-1, min. 93: Mo Dauda.

  • Árbitro: Francisco José Hernández Maeso (Comité de Extremadura). Mostró tarjeta amarilla a los jugadores locales Jonathan Viera (min. 35), Saúl Coco (42), Mfulu (68) y Andone (89), y a los visitantes Waldo Rubio (17) y Enric Gallego (20).

  • Incidencias: partido de la decimoséptima jornada de LaLiga SmartBank disputado este sábado en el estadio Gran Canaria ante 31.047 espectadores. Realizó el saque de honor el cantante Pedro Quevedo.