«Aquí estamos para ascender»

    Cargando reproductor ...
10/07/2019

Pese al discurso oficial del club, que es mucho más moderado tras el escarmiento sufrido en la última temporada, Aythami Artiles, una de las voces con más peso y jerarquía del vestuario de la UD, desliza su máxima ambición para la campaña que viene y confía en contagiar al resto al entender que el equipo, estando en Segunda, siempre tiene piel de candidato

Han bastado dos días de pretemporada, apenas tres entrenamientos, para que en el vestuario ya haya emergido una de las voces más autorizadas para calibrar qué objetivo es el que se va a perseguir en la campaña venidera. Pese a que desde el club, escarmentados con los fracasos recientes, el discurso es mesurado y modesto, apelando a la competitividad sin más pretensiones clasificatorias a largo plazo, hay futbolistas que, desde ya, ponen el listón en lo más alto. «Aquí estamos para ascender, a mí no me vale con menos», ha asegurado en tono reivindicativo Aythami Artiles al ser cuestionado, de manera informal, por sus retos e ilusiones para esta nueva etapa. Aythami, que regresó a la entidad en enero procedente del Córdoba precisamente para ese objetivo, recobra ahora el mismo desafío consciente de la obligación que comporta el escudo en una categoría como la Segunda División.

La confesión en voz alta del veterano zaguero tiene más significado del que pueda parecer por su ascendente en la caseta y el papel de canalizador del grupo que se le ha otorgado en los últimos tiempos atendiendo a su pedigrí de canterano y a los años de pertenencia al escudo. Y al igual que lo ha dejado caer como una reflexión particular, lo habrá recalcado en la intimidad con el resto de integrantes de la plantilla. Seguro que a Pepe Mel no le importunan este tipo de proclamas ganadoras por el contagio que implican y que, además, pueden redundar, para bien, en las rutinas y hábitos del grupo.

El central de Arguineguín, que tiene en su historial dos ascensos con la UD (a Segunda en 2006 y a Primera en 2015), ilustra el sentir de revancha que hay en muchos de sus compañeros que tampoco quieren resignarse a una campaña en la zona tranquila de la tabla. Y el hecho de hablar de ascenso y cotas mayores sin rodeos evidencia que, desde el kilómetro cero, hay pesos pesados en el vestuario que parten con todo y sin disimularlo. Será a partir de la semana que viene cuando comiencen a producirse las primeras comparecencias públicas de los protagonistas y a buen seguro que serán varios los que admitan sin disimulo que la UD siempre tiene piel de aspirante al ascenso cuando milita en Segunda.

Así, al menos, lo requiere una afición necesitada de alicientes para volver a ilusionarse con ir al estadio.