Nadal se retira de Wimbledon: «No tenía sentido seguir»

La lesión en el abdominal obliga al español a retirarse antes de disputar su partido de semifinales ante Nick Kyrgios

ENRIC GARDINER

La mala suerte se volvió a cebar con Rafa Nadal que, cuando parecía tener controlado el problema del pie, se encontró con una rotura abdominal que le ha expulsado del torneo de Wimbledon y que no le permitirá disputar la esperada semifinal contra el australiano Nick Kyrgios.

«Tengo una rotura en el abdominal», dijo el español en una rueda de prensa convocada de urgencia en el All England Club. «Tengo una rotura en el músculo. Tengo un riesgo importante de empeorarlo. Llevo todo el día y casi toda la noche de ayer dando vueltas a la situación. Finalmente he llegado a la conclusión de que aquí solo me vale ganar, el resto no me sirve de mucho. Es prácticamente imposible pensar en ganar dos partidos de este nivel con un abdominal roto. No tiene sentido intentarlo. Si sigo la lesión va a ser peor», añadió.

La rueda de prensa se produjo varias horas después de la primera aparición del español por Wimbledon, alrededor del mediodía, para probarse, para ver cuál era su estado después de lesionarse el abdominal a los cuatro juegos contra Taylor Fritz y aun así conseguir ganar el partido en cuatro horas y media de pura épica. Una hora estuvo sobre una pista a la que no tuvo acceso prácticamente nadie y en la que estuvo supervisado por su médico, el doctor Ángel Ruiz Cotorro. Probó el servicio, pero, como captó una televisión australiana, con gestos de dolor.

Tras horas de deliberación y de consultar con su equipo, decidió volver al All England Club a última hora de la tarde y convocar una rueda de prensa en la que confirmó su baja. «Por respeto a mí mismo no quiero salir ahí fuera sin poder estar competitivo al nivel que tengo que estar para conseguir mi objetivo», comunicó.

«La gente se cree que cuando juego haciendo ciertas cosas... que es por un tema de ambición. Pero no, es porque hago lo que siento. Lo hago con la convicción de que estoy haciendo lo correcto, sin poner en riesgo mi salud. Como he jugado tantas veces bajo circunstancias muy difíciles y he conseguido a veces éxitos, siempre se mantiene la esperanza de que esta pueda ser una de ellas», añadió. Pero no lo fue y la retirada es dura, no solo porque Nadal no gana Wimbledon desde hace doce años, sino porque cuando el pie estaba ya en un segundo plano, otro problema físico aparece para golpear a su físico.

«Ahora el pie está un pelín mejor, que era lo más preocupante para poder continuar con mi carrera... El pie está más controlado y me está permitiendo disfrutar de poder jugar al tenis de nuevo. No puedo poner en riesgo una lesión que me pueda llevar un tiempo importante sin jugar. Siempre intento priorizar mi felicidad personal más allá que cualquier título o éxito», explicó.

Periodo de baja

Confirmó que el periodo de baja puede ser de tres o cuatro semanas y que, si todo va bien, en una semana podría estar entrenando desde la línea de fondo. El objetivo es llegar a tono para el Masters 1.000 de Montreal, que se disputa del 5 al 14 de agosto, y que le serviría de preparación para jugar el US Open, al que, curiosamente, llegará invicto en los Grand Slams, con 19 victorias y cero derrotas, algo que solo ha conseguido en la Era Abierta Novak Djokovic, cuando lo logró la temporada pasada.

«Espero que este problema no me trastoque el calendario», apuntaló Nadal, que solo se ha bajado de dos Grand Slams en su carrera una vez comenzado el torneo. La primera vez fue en Roland Garros 2016, cuando antes de la tercera ronda se retiró por una lesión en la muñeca. Ahora se suma este Wimbledon 2022.

Con su baja, Nick Kyrgios disputará su primera final de un Grand Slam a sus 27 años. El de Canberra, en las mejores dos semanas de su vida, tendrá la oportunidad de dar el gran empujón a su carrera este domingo, cuando se mida en la lucha por el título al británico Cameron Norrie o a Djokovic, que está a un título de lograr el 'major' número 21.