Paula Badosa. / EP

Roland Garros

El momento de Paula Badosa

La española afronta en París otra oportunidad de consolidarse en un Grand Slam

ENRIC GARDINER Madrid

«Tengo una espina clavada del año pasado», admite Paula Badosa, que se frenó en cuartos de final de la pasada edición de Roland Garros y que ve en el Grand Slam parisino la gran oportunidad para por fin consolidarse en estos torneos. No atraviesa sin embargo la española su mejor momento, puesto que no gana tres partidos seguidos desde marzo en Indian Wells y porque la gira de arcilla ha sido muy pobre para lo que está acostumbrada. No pasó de tercera ronda en Madrid ni Roma y el mejor resultado fueron las semifinales de Charleston, un torneo menor.

Roland Garros es su casa, donde ganó el torneo júnior en 2015 y donde comenzó en 2021 un ascenso que culminó con el título en Indian Wells y el número dos del mundo hace unas semanas. En su camino a la final de Roland Garros, Badosa debutará contra Fiona Ferro y se podría medir en segunda ronda con Kaja Juvan en segunda ronda, con Veronika Kudermetova en tercera, con Elena Rybakina en octavos de final y con Danielle Collins o Aryna Sabalenka en cuartos. En semifinales, lo que supondría su mejor resultado en un grande, esperaría Iga Swiatek, que suma 28 encuentros seguidos ganados en el circuito, mientras que para la final quedaría Barbora Krejcikova.

La otra gran opción española es la de Garbiñe Muguruza, que atraviesa una grave crisis de resultados. Fue a Rabat a jugar la semana previa a París y no pudo pasar de octavos de final, culminando una gira de tierra en la que solo ha ganado dos partidos. Muguruza debutará en el torneo que la coronó en 2016 contra la estonia Kaia Kanepi, a la que derrotó en su único enfrentamiento en Australia 2014.