Juan Carlos Socorro, durante un partido. / COBER SERVICIOS AUDIOVISUALES

«La Real Sociedad no nos ganará en ilusión e intensidad. A un partido todo puede pasar»

Juan Carlos Socorro, entrenador del Panadería Pulido San Mateo, equipo que vivirá mañana un día histórico con su eliminatoria ante un Primera y ejerciendo de local en el Gran Canaria. No renuncian a nada

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

Juan Carlos Socorro (Caracas, 1972), jugador recordado por su zurda de seda en la UD de los noventa, vivió en carne propia las suertes y magias que van aparejadas a la Copa del Rey, torneo en el que no hay edición sin algún modesto que se rebele al orden establecido y haga saltar por los aires lógica y pronósticos. Mañana, al frente del Panadería Pulido San Mateo, quiere pelear el pleito ante la Real Sociedad, uno de los equipos de moda en Primera. Como no podía ser de otra manera, Socorro dice tener «los pies en el suelo», aunque tampoco se cierra a la hombrada. Advierte de que sus jugadores «siempre compiten» y así lo harán desde las 20.00 horas y en el Gran Canaria.

- ¿Cómo encaran este partido ante la Real Sociedad?

-Nos lo tomamos, por encima de todo, como un premio. Es la primera vez en la historia del club que se va a disputar la Copa y para mí, en mi faceta de entrenador, también es una experiencia nueva. Sin duda, para todos nosotros supone algo muy ilusionante porque no todos los días se te presenta la oportunidad de medirte a un rival de esta importancia. A mí me alegra porque premia el trabajo del año pasado. Los jugadores, el club y la afición se merecen disfrutar de un partido así.

-¿ Un partido para ganarlo o para disfrutarlo?

- Los dos objetivos son compatibles. Sobre el papel, lo normal es que la Real va a seguir adelante, que se clasifique. No voy a ponerme a decir las diferencias que hay, y de todo tipo, porque son de sobra conocidas. No podemos decir otra cosa que ellos son los máximos favoritos. Eso sí, ya adelanto que en ilusión e intensidad no nos van a ganar. El Panadería Pulido San Mateo compite siempre. Sabemos que la Copa, con el formato a un partido, permite que pueda pasar de todo. Nuestra intención es la de dar lo mejor que llevamos dentro y a ver hasta dónde nos alcanza sabiendo, también, que todo tendría que salir perfecto para ganarle a la Real.

- ¿Qué Real espera? ¿Se hace más fácil preparar el partido al ser un adversario del que, en teoría, no hay secretos por su magnitud?

-Hasta el domingo, todo lo que me quitaba el sueño era el partido ante el Antequera en la Liga. Teníamos que sacarlo adelante como fuera. Lo hicimos. Ahora sí podemos pensar en la Copa. Y sí, la verdad es que de la Real sabemos mucho y todo, evidentemente, habla de su enorme calidad. David Silva o Merino, que están lesionados, no vienen. Y es probable que Imanol tire de jugadores de la Real B. Pero eso no va a cambiar su estilo porque con Xabi Alonso juegan de la misma manera, tratando de jugar en campo contrario, hacer circulaciones rápidas y tener siempre la pelota. Espero a una Real que va a venir a imponer su ritmo y estilo.

- ¿Y qué Panadería Pulido San Mateo se verá?

-Nosotros siempre ponemos en dificultades al contrario porque le metemos a los partidos mucho ritmo, buscando robar la pelota lo más arriba posible y, con las líneas muy juntas, ser muy verticales. Yo eso de dar tres o cuatro pases atrás y con el portero no lo veo. Buscamos generar espacios y llegar al área rival por encima de todo. Defendernos yendo al ataque. No siempre se puede y con rivales como la Real Sociedad todo se hará más complicado. Pero esa son las características de mi equipo y las vamos a mantener.

- Lo de jugar en el Gran Canaria se entiende como una ventaja desde el punto de vista económico porque, a nivel deportivo, la Real parece la beneficiada por el cambio de escenario...

-Es así. Ellos están hechos a jugar en buenos campos de césped natural. Y el Gran Canaria lo es. Yo hubiese preferido jugar en San Mateo, en nuestro campo de siempre. Creo que mis jugadores también. Pero ha sido una postura del club mirando por el tema de la taquilla y, claro está, la respeto. Además, permitirá una iniciativa muy bonita como la de invitar a los jugadores canteranos menores de 14 años que estén federados. Tampoco hay que darle más vueltas a esto. Saldremos a jugar y a tratar de aprovechar las ocasiones que se nos puedan presentar.

- Con la UD saboreó éxitos en la Copa que perviven en la memoria de la gente. Los pases ante aquel Tenerife de Primera o el Valencia de Valdano. ¿Le vienen ahora a la memoria y en puertas de esta cita?

-Entonces era más difícil porque había ida y vuelta. Recuerdo que cuando nos medimos en semifinales al Barcelona de Ronaldo habíamos eliminado antes al Español y Valencia y logrando la clasificación tanto en Sarriá como en Mestalla. Y con el Tenerife sucedió lo mismo. Ahora las opciones son mayores porque todo es a una carta. Los recuerdos son inevitables, la verdad. Fueron momentos muy especiales. A ver si puedo añadir algo similar con el San Mateo...

- ¿Qué ha percibido estos días por las calles de San Mateo, en el entorno del equipo? ¿Hay un ambiente especial?

-Ha sido una locura, la verdad. Todo el mundo quiere entradas, te comentan cosas, te piden que des la sorpresa... Es lo bonito del fútbol, las ilusiones que se despiertan en la gente. Y con la Copa, por el formato que tiene, es inevitable soñar. Desde que se realizó el sorteo hemos vivido un ambiente diferente y que espero que nos ayude a darlo todo. Luego, que pase lo que tenga que pasar.