Baloncesto: Liga Endesa

Oliver: «Ojalá pueda jugar en todas esas canchas de Euroliga»

12/06/2018

A sus 40 años pocos puede presumir como el base catalán –que cumple contrato a final de este mes con el Gran Canaria– ni de un envidiable estado físico, ni de las ganas que le pone en cada entrenamiento y partido. «La gente puede decir lo que quiera, yo voy a seguir jugando seguro», afirma sin titubear. «Aquí estoy encantando y el Granca es siempre mi primera opción», añade. Si se trata de méritos, al de Terrassa le sobran para ganarse la continuidad.

— Temporadón del Gran Canaria.

— Sí, sobre todo al final. Creo que en la Copa del Rey competimos muy bien menos en la segunda parte ante el Barcelona, que llegó muy bien de forma, y en el Playoff hemos estado genial. En el primer partido en Valencia no ganamos pero competimos muy bien, en casa les pasamos por encima y en el tercero...

— Imposible olvidar ese tercer partido en la Fonteta.

— Claro, sobre todo porque el premio era la Euroliga. Pero si miramos un año atrás, la gente se olvida que estuvimos a punto de pasar a las semifinales con más opciones, porque tuvimos un tiros de tres que se salió de dentro... Seguramente el año pasado competimos mejor que este, sin embargo, esta temporada llegamos muy bien al Playoff.

— La fiesta tuvo que ser buena.

— Lo mejor fue en el vestuario. Cada vez que iba entrando uno gritábamos y nos abrazábamos. Eso fue lo mejor, fue muy bonito todo.

— Luego, lo del Madrid ya era un premio. Y además se compitió.

— El problema es que el Madrid primero es muy bueno, y luego llegó en un momento muy dulce. Aún así tuvimos opciones en el segundo partido y aquí, en casa, también.

— A pesar de caer eliminado en casa, el Arena les despidió a lo grande.

— Sí, faltando unos veinte segundos, con el partido ya decantado prácticamente, la gente se levantó a aplaudirnos y la verdad es que fue muy bonito para nosotros. Es cierto que el premio de la Euroliga ayuda, pero que a pesar de perder el aficionado te reconozca el esfuerzo realizado durante todo el año es muy gratificante.

— ¿En lo personal, qué le deja mejor sabor de boca su internacionalidad o la clasificación para la Euroliga?

— Ha sido un año especial, sin duda. La internacionalidad fue muy bonita vivirla, además mi familia lo pudo disfrutar en vivo, lo cual lo hizo todo más bonito y encima ganamos los dos partidos. Pero ganar al Valencia y conseguir ese premio de la Euroliga fue espectacular, sobre todo por cómo lo vivimos todos.

«Gratifica que a pesar de peder el público agradezca el esfuerzo»

— Cumple contrato con el club. ¿Se ha puesto en contacto con usted?

— No, de momento está todo parado. Mi primera opción siempre ha sido y sigue siendo la del Gran Canaria y a ver qué piensan ellos. Ya veremos, yo estoy encantando aquí.

— Ganarse un hueco Euroliga y luego no jugarla debe fastidiar...

— Pues es una opción que ya veía casi imposible y ahora está ahí. Lógicamente ahora es una cosa de dos, tampoco sé lo que piensa el club.

— Y con 40 años. Álex Mumbrú se acaba de retirar con 39...

— Sí, y Taph [Savané] también...

— ¿Usted ni lo piensa, no?

— Mi trabajo me encanta, así que voy a intentar alargarlo lo máximo posible. Cuando fiché en Badalona ya me preguntaban si eran mis últimos años y llevo cinco aquí, donde incluso escuché decir que venía a retirarme... La gente puede opinar lo que quiera que yo voy a seguir jugando seguro, porque además de que lo paso muy bien modestamente creo que doy el nivel.

— ¿Mientras la cabeza y físico le aguanten, supongo?

— A mi edad sobre todo el físico porque la cabeza me va bien [ríe]. Mi problemas más bien sería el físico, pero en ese sentido me encuentro bien, me cuido lo máximo posible y espero alargar todo eso un poco más.

— ¿Una temporada más entonces?

— Diría que dos como mínimo, pero ya si eso lo hablamos el año que viene, mejor ir año a año [risas].

— Mucha gente puede pensar que la Euroliga se le quedará muy grande al Herbalife Gran Canaria.

— Hay que tener claro que somos quiénes somos, pero no solo pensando en la Euroliga sino también en la ACB. También hay que decir que este año hemos quedado por encima de dos equipos de Euroliga, así que tan malos no seremos. Sí que es verdad que es difícil llegar al nivel de los equipos grandes de Europa.

«De momento no he hablado con nadie. Yo estoy encantado aquí»

— ¿Habrá que hacer un equipo de más de 12 jugadores, no cree?

— No lo sé, si tener un plantilla buena de doce jugadores es difícil, hacer una de catorce ya es más complicado... Aquí el problema son las lesiones, porque mientras más partidos juegas más riesgo hay. Sean los jugadores que sean lo que sí tiene que ser el equipo es competitivo.

— Cinco años y tres entrenadores: Pedro Martínez, Reneses y Casimiro. ¿Qué me puede decir de cada uno?

— Primero, estoy muy agradecido a Pedro y a Berdi porque fueron los que me trajeron a la isla, no estaría ahora mismo aquí de no ser por ellos. Con Pedro aprendí muchas cosas, cómo jugar en equipo... Sí que es un entrenador muy exigente pero disfruté mucho. Con Aíto también disfruté y aprendí. Es un entrenador con más paciencia, a veces pensabas que muchas cosas no iban a funcionar y al final funcionaban. Y a Luis ya lo conocía del Estudiantes y ha evolucionado desde entonces, algo que es muy bueno. Defensivamente es mucho mejor, también en ataque y siempre se aprende cosas nuevas.

— Ahora es fácil alabar a Casimiro, pero no hace mucho incluso se le pitó en pleno partido...

— Sí, recuerdo además que le pedí a la grada que por favor se calmase... Quizás hay parte de la afición que se ha vuelvo muy exigente y al final hay que tener claro que hay cinco equipos por encima y eso significa que este año hemos adelantado a dos. Por lo que parece Luis ha sido cuestionado pero siempre por fuera, porque dentro nunca. Ojalá no se repita nunca, porque el equipo se reciente y es muy malo.

«La gente puede decir lo que quiera, yo voy a seguir jugando seguro»

— ¿Qué le han dado el club y la isla en estos cinco años?

— Mucho. Deportivamente nunca me imaginé que me pasarían tantas cosas buenas ni loco. Y en lo personal, nunca pensamos que nos iban a tratar tan bien aquí, seguramente es el sitio donde hemos estado mejor. Y parte de culpa de que eso sea así es de la gente tan cercana que hay en esta isla. Al principio choca un poco eso de que te llamen «mi niño», pero después lo agradeces.

— Si finalmente juega la Euroliga, ya solo que quedaría hacerlo en la NBA.

— ¿Qué me queda el qué?

— La NBA.

— [Risas] Hay una entrevista que me hicieron hace un tiempo donde me preguntaban cuáles eran mis sueños. Yo les respondo que más que sueños me gustaría jugar en la selección, ganar un título, jugar Euroliga... Al final ha salido todo. Tendría que haber dicho ganar un Euromillón o algo más [risas]. Ojalá pueda jugar y competir en todos esas canchas que durante muchos años he visto por la tele. Solo por vivirlo sería muy bonito. Veremos qué pasa.

— ¿A qué jugador le gustaría más enfrentarse?

— Pues eso no lo he pensado... Pero, por ejemplo, no he jugado nunca con Spanoulis, es el primero que se me viene a la cabeza así de repente. Son muchos más, claro.