Johann Zarco. / Gabriel Bouys (Afp)

GP de Portugal

Zarco y Mir sacan petróleo de un día crítico

El francés se llevó la pole de MotoGP en una jornada de nuevo marcada por la lluvia y que deparó un entrenamiento oficial en condiciones muy complicadas que dejó segundo al español

BORJA GONZÁLEZ PORTIMAO

No era un día para exquisiteces de los pilotos sobre sus motos. El comienzo fue igual a como había terminado el viernes, con lluvia, frío y viento, lo que complicó la vida a los que buscaban el pase directo a la Q2. Aunque algunos lo lograron (Fabio Quartararo, Brad Binder y Aleix Espargaró), los que estuvieron en el grupo de los que eligieron una pequeña ventana sin lluvia a media sesión para apretar, algo que les permitió marcar tiempos parecidos a los firmados por los dos primeros de la primera jornada, Marc Márquez y Pol Espargaró.

Y como las previsiones meteorológicas apuntaban, con el paso de las horas el agua fue alejándose, aunque no lo suficientemente pronto como para secar por completo la pista. El resultado: un asfalto que permitió desde la Q1 apostar por los neumáticos de seco (en esa sesión con mucho cuidado), aunque con numerosos parches de humedad que exigían el máximo de atención.

En la Q1 pincharon el líder del Mundial, Enea Bastianini, al que le tocará salir decimoctavo y que se dio un fuerte golpe; también el segundo de la general, Álex Rins, que falló a la hora de elegir el momento de usar unos u otros neumáticos, lo que le hará salir antepenúltimo; y el teórico número 1 de Ducati y ganador de la última carrera disputada en el Algarve, Pecco Bagnaia, que no pudo completar ni una vuelta y que terminó en el hospital después de que en su garaje errasen con la decisión de mandarle con gomas de seco desde el inicio sin tener una referencia. Y el estrés de la Q1 se alargó hasta la Q2.

Esta vez nadie entró a cambiar neumáticos. Con las referencias muy alejadas del récord del trazado luso, se trataba de ir rodando, ir prestando atención a las áreas críticas, e ir apretando poco a poco para buscar el límite que permitía la pista. Y ahí Johann Zarco fue el mejor, el que más jugo le sacó a Portimao. El francés de Ducati terminó por delante de Joan Mir, un resultado que confirmó las buenas sensaciones mostradas por el mallorquín en un escenario en el que fue tercero y segundo en las dos carreras disputadas en 2021: segundo en el primer libre, segundo en el tercero, séptimo en el cuarto… «Parece que cuando damos pasos hacia adelante no retrocedemos, que es lo que estoy buscando este año, seguir firme, y mi confianza con la moto está mejorando muchísimo, porque si no es así no puedes apretar para hacer una vuelta como la de hoy», explicaba un piloto que busca su primer podio de 2022, lo que representaría su siguiente paso tras los dos sextos y los dos cuartos con los que ha empezado el curso y que le mantienen en una buena situación en la general.

Tras Zarco y Mir se colocó Aleix Espargaró, que por el contrario había sufrido en casi todas las sesiones, pero que dio la cara en los momentos oportunos para conseguir una posición muy positiva en un circuito en el que fue rápido en el pasado curso. En esas primeras cuatro líneas se colaron también Quartararo, quinto, un Álex Márquez muy determinado en los oficiales, séptimo, y los dos pilotos del Repsol Honda, cuyas trayectorias 'colisionaron'.

Caída de Marc Márquez

Pol Espargaró se fue al suelo en el que iba a ser su penúltimo intento y cuando apuntaba más alto en la clasificación, y se tuvo que conformar con un décimo puesto. Y Marc Márquez se quedó sin su mejor vuelta al estar su compañero todavía en el suelo. De lo que habría sido un cuarto pasó a tener que conformarse con un discreto noveno.

«No nos ha acompañado la suerte, pero esto forma parte del juego. Hoy me ha tocado a mí y otras veces le toca a otro lo de la cancelación por bandera amarilla. Lo importante es que la velocidad estaba ahí y que cuando he querido apretar me ha salido. Para mañana tenemos que tener algo de suerte con la puesta a punto de base y con la elección de los neumáticos si queremos optar a la carrera. Saliendo el noveno será más difícil. Las primeras vueltas dirán dónde podemos estar», explicó el de Cervera tras un día en el que sufrió su primera caída tras el accidente de Indonesia, apuntando a la clave para este domingo: la capacidad de interpretar las condiciones que se encuentren en lo que será el final de un fin de semana muy cambiante que se espera que se cierre con la pista seca, lo que todavía no se han encontrado pilotos y equipos.