Marc Márquez celebra la pole. / Reuters

GP Japón

Marc Márquez vuelve a celebrar un pole 1.071 días después

Casi tres años y cuatro operaciones en el brazo después, Marc Márquez ha logrado una ilusionante pole bajo el agua en el Gran Premio de Japón de MotoGP.

JESÚS GUTIÉRREZ

Marc Márquez está de vuelta. Una frase que se ha repetido ya demasiadas veces. Pero lo cierto es que la pole lograda este sábado en el circuito de Motegi (Japón) tiene un valor emocional inmenso. Por todo lo que ha pasado en los últimos meses y porque, ahora sí, la luz al final del túnel casi le deslumbra. Han pasado cuatro meses de su cuarta operación en el brazo. Esa en la que se jugaba su carrera deportiva porque se había planteado como la última oportunidad. Y solo ha necesitado un par de grandes premios para comprobar que será la definitiva. Ya en su primera prueba en Aragón se vieron destellos de magia, que han terminado por desbordar en Japón.

Poco importa ya pensar que estuvieron muy cerca de cancelarse los entrenamientos cronometrados de MotoGP. Los restos del tifón Nanmadol han sacudido con fuerza hoy sábado el circuito de Motegi y durante casi dos horas, la acción en pista estuvo detenida por la cantidad de agua que caía sobre el asfalto. Por entonces, todavía faltaban por disputarse los últimos minutos de la Q2 de Moto2 y las dos sesiones clasificatorias de MotoGP. El tiempo iba corriendo en contra de porque cada vez había menos luz en el ambiente. Si las condiciones no mejoraban, sería imposible retomar las motos a pista. Afortunadamente para todos, el cielo dio un respiro y el resto ya es historia.

El agua se convirtió en un aliado perfecto para Marc Márquez. Ya había liderado el último entrenamiento libre de la mañana, y en los primeros minutos de la Q2 se situaba al frente de la clasificación, alternándose en cabeza con el francés Johann Zarco. Pilotar con el asfalto mojado es mucho menos exigente físicamente que hacerlo en seco. Hay que ser mucho más dulce sobre la moto. Tener más tacto que fuerza y ser muy preciso. Márquez lo hizo a la perfección, mejorando cada vuelta para asegurarse una pole que no conseguía desde hacía casi tres años. En concreto habían pasado 1.071 días. Y precisamente la última pole había sido en este mismo circuito de Motegi, propiedad de Honda y rodeado de toda la plana mayor de la multinacional japonesa. «Tenía que aprovechar las condiciones. He arriesgado mucho pero por ahora me encuentro más cómodo en agua que en seco, donde todavía me falta fuerza. Quiero dedicárselo a toda la gente que me ha ayudado a poder volver. Sé que es un pole en agua y que mañana será en seco, pero da igual. Hay que celebrarlo». La inmensa sonrisa delataba la felicidad que sentía el piloto de Cervera por la pole.

Aleix Espargaró por delante de sus rivales

Con las condiciones de pista tan difíciles, los pilotos que están en la batalla por el título no se la jugaron en la Q2, conscientes de que tenían más a perder que a ganar. El mejor clasificado del trío de candidatos ha sido Aleix Espargaró, sexto, que partirá desde una segunda línea íntegramente española junto a Maverick Viñales y Jorge Martín. El líder Fabio Quartararo lo hará desde la novena posición y Pecco Bagnaia partirá duodécimo. Es decir, los tres pilotos que están en la batalla por el título se alinearán en la parrilla en fila, uno detrás de otro.

Es difícil prever qué tipo de carrera les espera a los pilotos en condiciones de seco. Teniendo de referencia lo que se vio ayer en la pista, la igualdad entre los tres aspirantes era absoluta. Y estaban un paso por delante del resto, aunque en carrera deberán adelantar a muchos rivales antes de llegar a la cabeza. Y luego está el factor Marc Márquez, al que nadie descarta para la lucha por la victoria, porque tiene ritmo para ello, pero al que las 24 vueltas se le pueden hacer muy largas. Desde su retorno, nunca ha hecho tantos kilómetros seguidos sobre una MotoGP y él mismo se descartaba de la pelea porque ve imposible llegar al final de carrera sin sufrir un bajón físico.

Antes de disputarse esa emocionante carrera que empezará a las ocho de la mañana en horario peninsular español, se celebrarán las de las categorías pequeñas. A las cinco de la madrugada arrancará Moto3, con el piloto local Tatsuki Suzuki partiendo desde la pole, y con los dos españoles que se están jugando el título delante: Sergio García tercero e Izan Guevara noveno. Y en Moto2, que arrancará a las seis y veinte, la pole la ha logrado el piloto valenciano Arón Canet, tercer clasificado en el campeonato y que busca reengancharse a la batalla por el título. Está a 37 puntos de un líder Augusto Fernández, que saldrá undécimo, mientras que su principal rival, el japonés Ai Ogura, lo hará desde la decimotercera posición.