Marc Márquez, durante la rueda de prensa en Jerez. / Pierre-Philippe Marcou (Afp)

GP de España

Marc Márquez regresa al escenario de su accidente

Jerez acoge una nueva cita del campeonato, tras los triunfos en Portugal de Raúl Fernández en Moto2 y del sorprendente Pedro Acosta en Moto3, con Fabio Quartararo como dominador de un MotoGP que verá el segundo fin de semana del piloto de Cervera

BORJA GONZÁLEZ JEREZ

El Mundial de motociclismo aterriza en España, en el Circuito de Jerez, el escenario donde comenzó el calvario de Marc Márquez, sin duda uno de los nombres propios de la anterior cita disputada en Portugal. El campeón español firmó un emocionante y emocionado regreso que cuadró con un buen séptimo puesto en la carrera, en un trazado en el que nunca antes había competido. A este fin de semana llegará con doce días más de evolución física, eso sí, aún con poco trabajo de recuperación (sus médicos le han limitado los entrenamientos, sin uso de moto), a un trazado que, como el resto de la parrilla, conoce como la palma de su mano, y en el que en 2020 estaba protagonizando una espectacular remontada desde el decimosexto puesto que ocupaba en la vuelta cinco tras salirse de pista en la cuatro hasta el tercero en el que transitaba cuando se fue al suelo en la curva tres, a poco más de tres vueltas para la conclusión.

«Tengo que intentar ser más estable en cuanto a las condiciones físicas a lo largo de todos estos días en un circuito que conozco y del que guardo buenos y malos recuerdos, aunque más buenos que malos, y este fin de semana será muy importante. No nos marcamos ningún objetivo claro, sencillamente pilotar la moto, rodar, hacer kilómetros encima de la moto y ya sabemos dónde tenemos el límite, que no está en la moto, ni en los neumáticos, sino en mí mismo: es donde está mi límite y donde necesitamos mejorar, pero necesitamos tiempo, días y kilómetros sobre la moto», subrayó Márquez.

El piloto de Cervera encarará su segundo episodio de 2021 en un momento de dominio de Yamaha, ganadora de las tres carreras del curso actual, y vencedora también de las dos disputadas en Jerez el pasado año, las dos que supusieron el regreso a la competición tras el parón por el coronavirus. «Tengo la sensación de que 2020 me enseñó mucho, porque pasaron muchas cosas después de que el año anterior fuese muy bueno, y empecé una montaña rusa que hizo que mi cabeza se perdiera un poco y el final de la temporada fue un desastre total, y ahora sé mantenerme tranquilo, que es lo más importante y funciona mejor, y me siento muy bien y que estoy yendo por el camino correcto», apuntaba el líder de MotoGP, Fabio Quartararo, que se ha llevado los dos últimos triunfos y que firmó también esas dos victorias para la casa japonesa en 2020.

Un dominio, el de la M1, que buscarán contrarrestar el resto de fábricas, de nuevo con Honda rodeada de dudas, pero tanto con Ducati (este fin de semana uno de los pilotos de la moto italiana será Tito Rabat, que este año competirá en Superbike pero que cubrirá en este gran premio la ausencia por lesión de Jorge Martín) como con Suzuki en disposición de pelear por subir a lo más alto del podio. En este último caso, después de ver la competitiva carrera de Álex Rins en Portimao, frustrada por un error que le llevó al suelo cuando rodaba con el que a la postre sería el ganador, Quartararo, y tras el primer podio de la temporada para el campeón Joan Mir.

Pedro Acosta acapara elogios

Aunque los focos no estarán solo sobre MotoGP en el vacío Circuito de Jerez. En Portugal, Raúl Fernández se estrenó en una victoria en Moto2 aunque, sobre todo, la atención estará en Moto3 y en el cuarto capítulo mundialista del líder Pedro Acosta, segundo en la primera carrera de Catar, ganador desde el 'pit lane' en la segunda en el mismo trazado y de nuevo vencedor en Portimao hace menos de dos semanas. «Lo que tenemos que hacer es continuar disfrutando y ser capaces de mantener la cabeza fría en todo momento: la verdad es que no piensas que puedas debutar en el campeonato y llegar así, cosechando dos victorias», reconocía el murciano, que compartió rueda de prensa oficial previa al inicio del gran premio con dos campeones como Mir y Márquez.

Acosta acaparó, además, los elogios de las figuras de MotoGP, todos con un discurso de alabanza hacia el de Mazarrón, aunque transmitiéndole un mensaje de calma ante todo lo que está viviendo. «He hablado con él antes de la conferencia de prensa», explicó Márquez. «Su pilotaje es bueno, es rápido y eso queda patente en los resultados y por eso está aquí, entre pilotos de MotoGP a los 16 años de edad. Es un poco difícil de aceptar pues quizás es demasiada presión pero es lo que le he dicho, 'olvídate de todo y piensa en el momento que eres un talento joven', y si gana el domingo o finaliza entre los cinco o los diez primeros también estará muy bien ya que es su primer año y es el momento de disfrutar», agregó.