La Suzuki de Joan Mir, durante los libres del GP de Estiria. / JOE KLAMAR / AFP

GP de Estiria

Comienza la esperada segunda parte del Mundial para Mir

Las Ducati y el actual campeón buscarán aprovechar su buen entendimiento con el Red Bull Ring para restar puntos al líder, Quartararo, octavo en el primer día

BORJA GONZÁLEZ Spielberg (Austria)

Como va a pasar en este 2021, el Red Bull de Spielberg albergó dos grandes premios en 2020: primero el de Austria, y una semana después el de Estiria, orden nominal inverso para este curso, una vez que la cancelación del Gran Premio de Finlandia previsto para mediados de julio (sus organizadores no terminaron el nuevo trazado de Kymi Ring a tiempo) obligó a doblar de nuevo la cita centroeuropea. 2020 deparó dos domingos extraños, con dos carreras interrumpidas por dos feísimos accidentes.

En el primero, la prueba de MotoGP se detuvo por un accidente que implicó a Johann Zarco y Franco Morbidelli y que por poco no causó una tragedia con Valentino Rossi y Maverick Viñales como víctimas, cuando Pol Espargaró se encaminaba hacia su primera victoria en la clase reina, después de dominar en los entrenamientos. En la reanudación, a 20 de las 28 vueltas programadas, el panorama cambió y fue Andrea Dovizioso el que se llevó el gato al agua, dando a Ducati su quinta victoria en cinco grandes premios disputados en el que antiguamente era conocido como A1 Ring. En el segundo el frustrado fue Joan Mir, lanzado a su estreno en lo más alto de un podio de MotoGP y que vio cómo Miguel Oliveira, con KTM, firmaba su primer triunfo en otra carrera interrumpida, esta vez después de que Viñales tuviese que saltar en marcha de su Yamaha al quedarse sin frenos al final de la recta de meta.

«Sí que me gustaría hacer un buen resultado aquí porque después de lo que pasó con la bandera roja está claro que tengo una espinita clavada. Me gustaría reivindicar que se puede aquí luchar por la victoria», reconocía Mir una vez finalizados los primeros entrenamientos en Spielberg, en una jornada con una sesión matinal en seco y una vespertina en mojado, y que concluyó con un buen resultado para los pilotos españoles.

El más rápido del día fue Takaaki Nakagami, con el campeón de 2020 segundo, Aleix Espargaró tercero, Álex Rins cuarto, Pol Espargaró quinto, Marc Márquez sexto y Viñales séptimo. «Creo que en la segunda mitad de temporada hay circuitos que son más favorables para nosotros. El año pasado a partir de esta carrera empezamos a funcionar. Hay varios factores, uno los neumáticos estos, que parece ser que funcionan bien con nuestra moto y con esta pista. Son los que tendremos en las próximas carreras y puede ser que a nosotros nos funcionen bien», razonaba Mir.

El regreso de Pedrosa

En la sesión regresó a la competición Dani Pedrosa, con un brillante undécimo puesto como el más rápido del quinteto de KTM, en un entrenamiento en el que Oliveira sufrió una dura caída que le terminó llevando a un hospital en Graz, a una hora del trazado estirio. «Sin duda que estaba un poco más nervioso, intrigado», explicaba satisfecho Pedrosa, que aún no quiere ponerse metas para este fin de semana. «He tenido un poco esa sensación extraña en el estómago, pero en positivo. Es como revivir una cosa que ya sabía, pero otra vez como si fuera más novato. Ha sido divertido en la primera tanda ver otra vez a viejos rivales, pero también a nuevos, porque estoy pilotando contra pilotos con los que no había pilotado antes».

Por la tarde el mejor tiempo fue para el italiano Lorenzo Savadori, con la pista mojada, aunque su registro lo terminó marcando en los últimos minutos, cuando esta ya se estaba secando. Porque con el circuito encharcado el mejor estaba siendo Marc Márquez, un detalle con cierta relevancia una vez que todas las predicciones meteorológicas hablan de abundante lluvia para la carrera, lo que puede dejar un panorama muy abierto pase lo que pase este sábado, más teniendo en cuenta las complicaciones del Red Bull Ring cuando está anegado, tanto por su agarre como por varios puntos peligrosos que preocupan a los pilotos.

«Hay músculos con los que me encontré mejor en Holanda que hoy», confesaba Márquez sobre un tema que sigue preocupándole, el de su recuperación física. «Pensaba tener un paso más. No ha sido así y es un golpe, pero tenemos que dar vueltas y tener paciencia. Aún así no iba lento sino con un nivel aceptable, pero no es el que busco. Hay que seguir trabajando para entender qué está pasando. Ya me avisaron que no esperara más de la cuenta, pero siempre lo hago porque soy optimista. Me he encontrado muy mal en la primera salida y luego mejor, lo que es un punto a sumar», añadía el piloto de Honda.