Jack Miller, con su Ducati. / Afp

Ducati continúa con su dominio a una vuelta en Catar

Raúl Fernández manda en Moto2 con buen papel de los españoles en Moto3

BORJA GONZÁLEZ Circuito en Losail

Octavo día de rodaje para los pilotos de MotoGP (el noveno para algunos, como los novatos en la categoría) y poco a poco se intuye una sensación de que se va llegando al límite del Circuito de Losail. Si nos atenemos a lo vivido hace una semana, y también a los antecedentes de temporadas anteriores, los diez mejores del día en MotoGP casi sellaron su pase a la Q2 en la que se pondrá en juego la pole y las primeras líneas de la parrilla de salida del domingo, con dos plazas aún libres que saldrán de la repesca, la Q1. Como hace una semana, dominó Ducati, superior en el arte de la vuelta lanzada en este trazado; como siete días atrás, con Jack Miller al frente y Pecco Bagnaia segundo (el australiano se mejoró a sí mismo en un par de décimas), y esta vez también con el tercero, Johann Zarco, y hasta con el quinto puesto para un debutante como el español Jorge Martín. Un festival al que Yamaha replicó con tres de sus motos entre esos diez elegidos, Fabio Quartararo cuarto, Franco Morbidelli séptimo y el líder Maverick Viñales noveno, aunque esta vez con la ausencia de Valentino Rossi. El italiano será uno de los que tengan que pasar este sábado por esa Q1, en la que de nuevo estará acompañado por Joan Mir.

El campeón del mundo volvió a quedarse fuera del paso directo a la Q2 mientras que otra vez su compañero Alex Rins salvaba la papeleta para Suzuki (octavo), en un corte que marcó por 30 milésimas el piloto sustituto de Marc Márquez, Stefan Bradl, único de los cuatro de Honda en pasar. Tanto el oficial Pol Espargaró, como Takaaki Nakagami y Alex Márquez (los dos terminaron por los suelos) fallaron en la búsqueda de una vuelta rápida, un detalle que confirma lo anticipado por sus pilotos tras el último fin de semana sobre las dificultades para exprimir el máximo de los neumáticos con esta montura en el trazado asiático. Y se da por hecho que todo va a quedar como terminó el viernes porque las condiciones de la segunda jornada serán muy parecidas a las del Gran Premio de Catar, en un evento en el que el primer día dejó visto para sentencia el guión inicial de la pelea por la parrilla. Un factor crucial, el de la posición de salida, vista la igualdad de la anterior carrera (los ocho primeros terminaron separados por menos de seis segundos) y la cantidad de tiempo que se puede perder en los primeros giros, lo que puede hipotecar a muchos y lo que suele generar más exigencia a los neumáticos por esa necesidad de ganar el espacio perdido en los entrenamientos, con el factor desgaste de los compuestos como definitorio.

Y si son diez los que teóricamente compraron este viernes por la tarde boletos para estar mañana directamente en la Q2, en las dos categorías menores ese número sube hasta catorce. En Moto3 el límite de un viernes a otro no bajó demasiado, apenas 58 milésimas, lo que rebajó Darryn Binder (autor de la primera pole del año) el registro de Kaito Toba del segundo libre del primer gran premio, lo que podría ser una señal de que se está alcanzando el límite en Losail después de tantos días de rodar en un mismo circuito. Entre esos catorce que cumplieron con sus deberes se metieron Sergio García, Gabri Rodrigo, el líder Jaume Masiá (sexto), Izan Guevara, Jeremy Alcoba y el sorprendente Pedro Acosta. Cumplieron si miramos el cronómetro, porque una vez más fueron muchos los que la pifiaron con la estrategia, saliendo tan tarde del box para el último intento que se quedaron sin tiempo para dar esa postrimera vuelta con la que confiaban dar un salto en la clasificación. En Moto2 de nuevo impresionó Raúl Fernández, que fue el más rápido, rodando por debajo del tiempo de la última pole, y siendo el único en bajar del minuto y cincuenta y nueve segundos. Entre esos catorce que provisionalmente estarían este sábado en la lucha por los primeros puestos de la parrilla se colaron también Arón Canet y Augusto Fernández.