Jorge Martín celebra su victoria en la carrera del Gran Premio de Estiria. / ep

GP de Estiria

La rueda que no deja de girar

Jorge Martín y Pedro Acosta ganaron en Austria en el año de debut en su categoría, el primero para lograr su primer triunfo en MotoGP y el segundo para ratificar su dominio en Moto3

BORJA GONZÁLEZ Spielberg (Austria)

El Gran Premio de Estiria disputado este pasado fin de semana en el Red Bull Ring austriaco dejó un gran saldo para el motociclismo español: seis de nueve podios posibles, con dos victorias, tres segundos puestos y un tercero. Un resultado significativo. El hombre del fin de semana fue sin duda Jorge Martín. Martín se impuso con solvencia en MotoGP, tras hacerse el sábado con la pole. «Yo creo que el talento de Jorge es verdaderamente alto, como todos sabemos. No pienso que vaya ir más rápido en el futuro, porque ya lo es mucho, si no que será más constante, creo que será capaz de hacerlo», apuntaba Joan Mir tras la carrera.

El actual campeón del mundo, que fue capaz de hacerse con el título ante la ausencia del gran dominador de la categoría, Marc Márquez, no pudo en el Red Bull Ring superar a la Ducati de Martín, en una prueba en la que los dos estuvieron muy por encima del resto de competidores. Martín y Mir, los dos de 23 años (el mallorquín cumplirá los 24 el próximo mes) representan el poderoso presente del motociclismo español en MotoGP, y también su futuro; el primero con su estreno en lo más alto de un podio en su sexta carrera en la categoría reina, el segundo en la defensa de su corona (difícil por el momento) en sólo su tercer año en MotoGP. Y esto sin dejar de lado la sensación de que Marc Márquez tiene cuerda para rato y de que más pronto que tarde volverá a una versión que le permita pelear por lo más alto en una categoría de la que hasta antes de su lesión era el indiscutible rey.

En Moto3 Pedro Acosta confirmó una vez más por qué está siendo el nombre de la temporada, un chico de 17 años que en su temporada de debut está arrasando en la categoría, con una madurez asombrosa y una increíble capacidad para leer las carreras, ya sean en grupo, en las que había tenido que trabajarse sus cuatro primeras victorias, o en un mano a mano final, como la de este domingo frente a otro español, Sergio García. El castellonense es un año mayor que Acosta, tiene 18, y de la mano de Jorge Martínez Aspar ha podido sacar eso que se había intuido en su temporada de debut, en 2019, cuando sumó su primer triunfo. En este 2021 ha ganado dos grandes premios, y marcha segundo de la clasificación general por detrás del murciano. Un dominio español en Moto3 que es la mejor señal de la capacidad de nuestro motociclismo de continuar renovándose año tras año.

En Moto2 el vencedor fue Marco Bezzecchi, en un fin de semana gris de Raúl Fernández, la gran revelación del curso en la clase intermedia. El madrileño reconoció tras terminar séptimo que no había podido estar muy centrado por los movimientos que se estaban produciendo a su alrededor acerca de su futuro más inmediato, que no es otro que el salto a MotoGP en 2022, tras sólo un año en Moto2, la prueba del interés que ha generado este piloto. Su deseo, no obstante, habría sido el de quedarse un año más en la categoría en la que compite actualmente, y de no poder, subir a la clase reina de la mano de Yamaha, aunque su contrato daba a KTM la potestad de convertirle en uno de sus cuatro pilotos en MotoGP, una cláusula que ha ejecutado y que hará que debute con el Tech3 el próximo curso.

El mal día de Raúl Fernández, en cualquier caso, se salvó con los buenos resultados de Arón Canet, que terminó segundo en su segundo podio del año, y de Augusto Fernández, tercero, también en su segundo cajón en 2021. Canet, que es uno de los cuatro pilotos que compite con la Boscoscuro, se ha garantizado ya para 2022 una Kalex, la moto que domina la categoría, dentro del equipo de Sito Pons; esto en un piloto de 21 años que ya había sido tanteado por Aprilia para subir a MotoGP. Augusto Fernández, que sorprendió en 2019, ha sido capaz de salir de una crisis deportiva y de resultados y volver a sacar la cabeza, algo que incluso ha permitido que su nombre suene tímidamente para ocupar una de las dos Yamaha que todavía están libres para el año que viene.