El equipo grancanario celebra su segundo entorchado copero seguido para escribir un nuevo hito en su historia. / C7

El CH Molina Sport vuelve a reinar

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria.

Segundo título copero para el CH Molina Sporte, que se impuso en la gran final al Espanya por 5-4 en un duelo igualado que se tuvo que decidir en el tiempo añadido. Un gol, a 30 segundos para el final, de Tenemyr forzaba la prórroga con el 4-4 en el luminoso. En la prolongación, un gol de oro del sueco firmaba un nuevo entorchado para los insulares.

Mucho respeto durante los primeros compases del encuentro. Adam Schejbal y Antala se mostraban muy seguros con paradas de mérito en las primeras aproximaciones a ambas porterías.

A falta de 8 minutos para el ecuador, encontraba el Espanya la recompensa a su ambición en una buena asistencia de Álvaro Pons que Fernando Serano aprovechaba para perforar con el disco la meta defendida por Adam Schejbal que no podía evitar que el 1-1 subiese al marcador.

El partido entraba en una fase de ida y vuelta sin un dominador claro con ocasiones a ambos lados de la pista. Al descanso se llegaría con 1-2 en el marcador.

La presión ejercida en toda la cancha en el arranque de la segunda parte devolvía el equilibrio al marcador tras un providencial robo de cartera de Pol Jansa que fusilaba a Martin Antala para colocar el 2-2.

El equilibrio era nuevamente roto por los baleares en una combinación entre Álvaro Pons y Requena que se encargaba de sorprender con un remate seco a Adam que no podía evitar que el disco entrase en el interior de su portería a falta de poco más de 8 minutos para el final del choque (2-3). Un nuevo zarpazo de los baleares obligaba a Andreu a congelar el crono a 6:23 para el final con 2-4 en el marcador, en busca de una estrategia para intentar dar la vuelta al marcador en un final de partido que se había complicado más de la cuenta para el anfitrión.

Pero poco más de un minuto después los grancanarios se metían de lleno nuevamente en la lucha por la Copa gracias a una asistencia de tiralíneas de Tenemyr que era aprovechada por Andreu para colocar el 3-4 al marcador, devolviendo la esperanza a sus pupilos.

El Molina renunciaba a su portero y el Espanya se colgaba del marco de su portería en un final de partido no apto para cardíacos, devolviendo la igualdad al marcador a 30 segundos del final, tras una combinación mágica entre Chuck Baldwin y Tenemyr que enviaba el partido a la prórroga.

El Espanya rozaba la Copa con el primer disparo a portería, pero Adam Schejbal volvía a aparecer en escena para placar los ánimos baleares con una nueva parada antológica, y buscando el momento adecuado para asestar el golpe definitivo, que llegaría a 2 minutos del final de la primera parte del tiempo añadido, logrando revalidar su corona tras asistir brillantemente a Tenemyr, que firmaba el gol de oro para los anfitriones (4-5).