Mel agita la varita y le sale un trivote

El técnico prueba con Tana, que volvería a la titularidad, Pedri y Javi Castellano en la sala de máquinas para buscar un triunfo que se está atragantando. En la punta de ataque se postula Juanjo Narváez. Rubén se retiró antes de tiempo

Kevin Fontecha
KEVIN FONTECHA

En la búsqueda de los resultados positivos, Pepe Mel agita su varita para encontrar la fórmula de los triunfos. Y este miércoles, bajo el intenso sol en Barranco Seco, probó durante gran parte del entrenamiento una sala de máquinas de pura fantasía, donde Tana y Pedri mezclaban en un trivote muy vertical, con Javi Castellano ejerciendo de apagafuegos.

Muy encima de Tana estuvo el técnico madrileño, quien quiere exprimir todo el fútbol que aún le queda al mediapunta de San Cristóbal. Indicando de manera constante cómo colocarse a los tres, con el gemelo siempre por detrás ejecutando las labores de contención y recuperación. Insistió tanto Mel que todo hace indicar que en Gijón, contra el Sporting (domingo, 17.15 horas), puede salir con Javi, Pedri y el propio Tana, que saldría como titular por primera vez desde su última incidencia en la UD.

Atrás, todo igual. Con Aythami y Mauricio Lemos como indiscutibles en la pareja de centrales pero con Mantovani apretando para recuperar una plaza. En la izquierda, De la Bella, totalmente recuperado de sus molestias y a tope en cuanto a intensidad. En la derecha, y pese a que Álvaro Lemos acelera y muestra una mejoría física tremenda, Eric Curbelo pondrá el cerrojo, más después de anotar el otro día el único tanto amarillo en el empate contra el Málaga. Por delante, cabe destacar que probó a Narváez comonueve (Rubén se retiró antes de tiempo, aunque más bien para dosificar esfuerzos) y Aridai y Benito ejercieron de puñales en los costados.

Con todo, y pese a que el dibujo puede variar entre el 4-3-3 y el 4-1-4-1 en ataque y endefensa, Mel busca un giro de timón que le lleve a la ansiada victoria. Y, cambiando cromos, peleará por ella en el Molinón. Balón y verticalidad. Eso pretende el técnico.