Borrar
Directo El Parlamento, a favor de una tasa para acceder a espacios naturales protegidos
Rachid El Hazoume está muy cerca de lograr su sueño de acceder a la UFC. C7
MMA

Rachid El Hazoume, un abanderado canario que ya toca la puerta de la UFC

Deportes de contacto ·

El luchador formado en Gran Canaria da las claves para alcanzar la competición más top de la MMA: «Mi sueño siempre ha sido llegar a lo más alto y sé que lo voy a lograr»

Iván Martín Chacón

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 23 de marzo 2024, 12:28

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Rachid El Hazoume (1992) es un luchador hispano-marroquí que se ha criado en Gran Canaria desde los nueve años y ahora se ha convertido en uno de los grandes representantes de la MMA canaria. Su gran carrera en países como Inglaterra, México, Estados Unidos y, ahora, Tailandia lo han elevado como uno de los principales candidatos españoles a entrar en la UFC: «es mi sueño». Con más de 50 combates en kickboxing a sus espaldas, acumula un bagaje de 13-3 en 16 combates hasta el momento en PFL (Professional Fighters League). Para Rachid, combatir en MMA es como jugar al ajedrez. Intenta mover la ficha perfecta sin regalar nada al adversario.

Sus inicios fueron con apenas 14 años en un gimnasio de la zona alta de la capital grancanaria, en el que Michael Ortega fue su mentor. Empezó en las disciplinas del jiu-jitsu y kickboxing. A los dos meses, el centro cerró y comenzó una nueva andadura con el gran Juan Espino «El Trota», último canario en participar en la UFC. «Con él debuté como amateur. A los meses empecé a hacer jiu-jitsu y el experimentado brasileño Thiago Martins me regaló un kimono para entrenar kick-boxing. Tenía muchas ganas de aventurarme y adentrarme en este mundo».

Posteriormente, ya con 19 años tuvo un parón peleando en kickboxing, pero decidió marcharse al gimnasio con un compañero de Mauritania, Bechir Haimouda, que le sacaba a pelear casi todos los meses. Además, venía de compartir el mismo entrenador y fue Bechir quien «supo exprimirme y pulir mi potencial».

Hassan, su hermano, asegura que Rachid se consolidó en la isla después de sus experiencias en el extranjero, lo que le ha ayudado a avanzar y progresar como luchador en los deportes de contacto: «Va a seguir está esperando la llamada de la UFC. Está a punto de caramelo. Es uno de los mejores deportistas de la isla».

En cuanto a los premios individuales que ha obtenido hasta el momento, los enumeró uno por uno: «He sido campeón de España MMA amateur, campeón de España kick-boxing amateur. Campeón de muay thai-boxing amateur de España, campeón de Europa en Francia y JJ Cup y grappling». Además de coronarse en muay thai, kick-boxing y fullcontact en Canarias y España. Una vida como gran deportista, entregada a la digna disciplina de las artes marciales.

«Mi sueño siempre ha sido llegar a la UFC. Y sé que lo voy a lograr. Estoy en el top a nivel nacional con uno de los mejores récords (13-3). Ahora mismo compito en una de las mejores ligas, la PFL. He fichado con ellos pero el objetivo es llegar a la UFC. Ahora me encuentro en una división que está en auge. En Canarias no se valora tanto pero en el mundo en el que yo me muevo está muy cotizado. Se lucha a diario con campeones mundiales como Fran Ngannou, Cedric Doumbé y muchos exUFC«, expuso Rachid.

«Sueño con ser el próximo competidor español en la UFC y, sobre todo, canario. Solo por detrás del Trota. Actualmente, El Hazoume considera estar situado en el top de España, donde cree que todos tienen hambre y son muy buenos, pero «los canarios destacamos en los deportes de contacto», augura.

Cuestionado por sus cualidades en el ring argumentó: «En el ring me caracterizo por ser muy agresivo.Tengo un buen kickboxing, vengo de la escuela de Michael Ortega, que ha sido 18 veces campeón de España. Me he enfocado en un kickboxing al estilo canario, muy agresivo y táctico, pero mi vocación por el suelo viene de afuera«.

«Llevo seis años lejos de Gran Canaria, de mi paso por México me llevo distintos tipos de lucha«. Ahora, en Tailandia, está centrado en los entrenamientos técnico-tácticos de la lucha rusa, aprendiendo el muay thai: «Absorbo cosas de todos mis compañeros rusos, están a un nivel increíble. Yo siempre digo que es como competir contra Khabib Nurmagovedov. Mi valor se ha incrementado al ser más agresivo en el suelo, ser más inteligente e ir a los puntos débiles de los contrincantes», argumentó el luchador canario.

Rachid El Hazoume se siente muy cómodo en Tailandia, pues se adecúa a la perfección en lo que busca para su progresión. Y a pesar de que en México «había muchos rivales de UFC, Bellator y PFL con la que te podías emparejar», en el país asiático se siente como en casa: «voy mejorando poco a poco en todos los ámbitos». Ahora, se encuentra preparando su campamento para la próxima pelea que será a finales de abril en PFL, en la cual intentará hacerse con el título porque «es un desafío ser campeón de PFL. No es nada fácil», afirma.

Cree conveniente continuar este año en Tailandia porque la compañía (PFL) se hizo con los servicios de Bellator y tendrá muchos eventos por distintos puntos de Arabia Saudí. Como propósitos a corto plazo tiene ganar el torneo entre ocho luchadores de nivel mundial que se disputará en abril, ganar el cinturón de la PFL y esperar la llamada de UFC.

Canarias por encima de todo: «Me enorgullece sacar la bandera canaria». Quiero ser un ejemplo para que muchas de las personas que se inician en esta disciplina piensen que pelear fuera de Canarias es dar un paso de gigante en este mundo. Hay poca gente que se atreve, desde aquí los motivo. Llevo muchos años buscando mi sueño y ahora puedo decir que estoy cerca de conseguirlo. Me considero un luchador profesional con talento a nivel español y mundial«, dijo.

Por último, agradece a todo el pueblo canario por brindarle la estabilidad de la que disfruta en el día de hoy: «Nací en Marruecos pero a los 9 años vine a las Islas Canarias. Mi familia y yo nos consideramos canarios porque al fin y al cabo eres de donde te sientes y donde te quieren. Soy un afortunado, siempre tengo presente de donde vengo«.

«Gracias a los canarios por abrirme las puertas de casa y en parte por ellos estoy donde me encuentro ahora mismo. Además, es el paraíso. Siempre que combatía en México la gente me decía ¡Ah mira, ahí viene el canario marroquí!, el chico de la bandera azul, amarillo y blanca. Yo la llevo bien orgulloso».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios