Juan José Laforet durante una de las carreras. / c7

Maratón, deporte y turismo en Maspalomas

El domingo 20 de noviembre, Maspalomas será una fiesta del atletismo con el espíritu deportivo que ya presagiaba la antorcha olímpica de 1968

JUAN JOSÉ LAFORET San Bartolomé de Tirajana

En un maratón, como el que disfrutaremos de nuevo el próximo mes de noviembre, en el corazón de una zona turística, no sólo cuenta el «día D y la hora H» de su celebración, sino toda esa ilusión, sueños, aspiraciones que se generan meses antes y estimulan al entrenamiento, a una preparación pausada, progresiva, bien dirigida, y a la vez permite que crezca y se asiente un ambientazo y unas expectativas enormes, que son las que luego conformarán ese ámbito mítico, sugestivo, envolvente que arropa a estas carreras y las convierte en una verdadera fiesta deportiva y cívica.

Y el sur turístico de Gran Canaria puede ser un lugar privilegiado para celebrar un maratón que debe consagrarse internacionalmente, que por algo se desarrolla en un lugar denominado «Campo Internacional Maspalomas». Turismo y deporte van hoy íntimamente unidos de la mano, y esto me recuerda como la empresaria y presentadora de televisión Samantha Vallejo-Nágera apuntaba que le «...encanta llevar las zapatillas en la maleta cuando viajo. Así puedo salir a correr. Estar por ejemplo en París e irme a correr debajo de la torre Eiffel. Estas cosas me gustan mucho, me parece una manera divertidísima de hacer turismo…», y Maspalomas puede y debe también ser un buen destino para runners, para personas aficionadas a disfrutar de unos kilómetros de carrera en sus días de vacaciones, o a tener este lugar como campo de entreno privilegiado.

El domingo 20 de noviembre próximo Maspalomas será una fiesta del atletismo, con ese espíritu deportivo y de alegría grande que ya presagiaba la antorcha olímpica de 1968, que corrió por esta isla camino de las Olimpiadas de México, o cuando en mayo de 1992, la antorcha que se dirigía a la Barcelona olímpica, corrió desde Las Palmas de Gran Canaria a Maspalomas, turnándose para llevarla 130 atletas. Y este es el sentimiento que anima e impulsa la celebración de las más populares y concurridas maratones en todo el mundo; el psiquiatra Luis Rojas Marcos, al preguntarse «¿Por qué corro un maratón u otra carrera?», se respondía «Por el elemento psicológico y el social de verme inmerso en algo «grande», por eso nos gustan las carreras organizadas, tanto para el que compite con otros corredores como el que compite para bajar sus marcas…»

Deporte y honda alegría debe ser el rostro de esta fiesta del deporte, una celebración que no debe concretarse a un día, sino que ya ha comenzado en los entrenos organizados, en los que cada cual o grupo espontáneo se organice a lo largo de los próximos meses, en la imagen de todas esas personas que cotidianamente pueden verse corriendo por los más deliciosos rincones de Maspalomas. Allí el domingo 20 de noviembre todos sentiremos que nos será imposible dejar de correr, aunque en instantes puedan fallar momentáneamente las fuerzas, pues la alegría de tantos meses de entrenos y de sueños, el estar acogidos y arropados en un ambiente deportivo y festivo, en el que el público te señala tu propio deseo de no perder el trote en ningún momento, nos hará más protagonistas aún en la consolidación de una gran prueba de maratón en Maspalomas para Gran Canaria y la humanidad.